viernes, agosto 19, 2022
InicioEntretenimientoAnimeColumna | Entre el CGI y la expectativa: la industria del anime...

Columna | Entre el CGI y la expectativa: la industria del anime y sus malas prácticas

Desde Tezuka a la actualidad, estas malas practican no han hecho más que incrementar

En la actualidad, es casi impensado que alguien no conozca o no haya escuchado alguna vez la palabra Anime. En estos últimos años y gracias a series populares como One Punch Man, Naruto o Shingeki no Kyojin, es que la industria ha alcanzado una masificación nunca antes vista.

Es extraño no ver en cada nueva temporada alguna adaptación de alguna serie por los estudios Mappa, Ufotable, Trigger y Kyoto Animation. Sin embargo, detrás de ese paisaje soñado, se encuentra una cultura que cada día lleva a la industria a exigirse más y más, sin tener los recursos necesarios.

Otakus y la comodidad detrás del computador

Ya se está haciendo costumbre ver en las redes sociales como los fans de diferentes series atacan y acosan a los distintos directores o creadores de la industria. Uno de los casos más recientes es respecto al director del anime de Shingeki no Kyojin, quien fue duramente criticando por la animación y el uso de CGI para algunas escenas del capítulo 64. Las comparaciones con otras obras o incluso con Wit Studio fueron las críticas más blandas que recibió el equipo.

El problema presentado, escala más haya de sí el estudio estuvo a la altura de crear una buena adaptación, si no de la demanda que la casa de animación tuvo a sus animadores al tener al aire dos series importantes. Como muchos ya saben, Mappa publicó SNK a la par de Jujutsu Kaisen, separando al estudio en dos (y su presupuesto), mientras se encargaban de sacar semana a semana cada capítulo.

La raíz del problema vino por parte de Wit Studio, quienes dejaron el proyecto debido a la gran demanda económica y personal que era Attack on Titans. Muchos fans pedían que el proyecto fuera retomado, pero ningún estudio quería hacerse cargo. Fue hasta la aparición de Mappa que se dio luz verde a la serie (probablemente para seguir con el hype y conseguir ganancias) que resultó al final en un pésimo resultado como pudimos ver. Este caso demuestra como los estudios están dispuestos a sobre exigir a su staff con el motivo de aprovechar la tendencia, donde los daños tanto a la obra como a sus trabajadores son justificaciones para mantener contento a la gente.

No muchos de los fans tienen o conocen lo complicado que es darle vida a los diferentes personajes de una serie. Desde los fondos, a colorear, doblar y montar todos los fotogramas, son algunas de las tareas que tienen que pasar las series para lograr rellenar 30 minutos. Esta carrera por cumplir los plazos de tiempo con la menor cantidad de errores le ha costado la vida a varias personas, donde destaca el caso de Yoshifumi Kondo, el encargado de darle sangre nueva al estudio Ghibli.

CGI como estilo vs necesidad

Otras de las quejas que se pueden ver es por el uso de animación computarizada, donde se piensa que todo lo relacionado con esta herramienta es malo. El problema de esto no es que el CGI no sirva para animar, por el contrario, el verdadero drama es cuando se usa para abaratar costos en vez de una decisión artística. Películas como La princesa Mononoke, Ghost in the Shell y las series como Land of the Lustrous o Beastars son un claro ejemplo del uso de CGI.

Sin embargo, para el caso de SNK, la dificultad de dibujar y animar a los titanes llevó al estudio a utilizar modelos 3D para alcanzar los plazos, creando un frankenstein al juntar de mala manera ambos estilos. Esto es otra de las formas en que los estudios de anime han tenido que adaptarse para cumplir con la demanda actual, siendo una falla más que acierto en la mayoría de los casos.

Prácticas del ayer y hoy

Se puede pensar que esta tendencia es actual, pero esto existe desde los inicios del manga y el anime. Hayao Miyasaki e Isao Takahata serían los líderes del sindicato en Toei Animation (1961), el cual buscaba mejoras laborales, e incluso el mismo Osamu Tezuka quien sufría (y su equipo) semanalmente para sacar los capítulos de sus mangas. El problema de esto se debe a la jerarquización y la distribución de ingresos que van de la siguiente manera:

Directores de la serie > productores y asistentes de producción > guionistas > actores de voz y, finalmente, los animadores/dibujantes que no perciben ninguna regalía de las licencias o ventas del anime.

Según una encuesta realizada por la Asociación de creadores de animación japonesa (JAniCA) en 2015, un salario mensual promedio para un animador de 20 años es de alrededor de $90.000 libras esterlinas, lo que hace que el salario anual sea de $1.100.000 yenes ($10.000 dólares). El problema viene para los principiantes quienes ganan menos de $30.000 yenes (aproximadamente $270 dólares). La situación es más desoladora cuando nos referimos a la ganancia por fotograma, que es cerca de $200 yenes (menos de 2 dólares).

Existen varias instancias o asociaciones que buscan combatir estas prácticas, como la ya mencionada JAniCA o el Animator Dormitory Project, proyecto que provee de instalaciones de vivienda a artistas jóvenes entre otras cosas.

Es por esto que se hace necesario que el público sea más consciente y tenga más tacto al momento de criticar o insultar una obra. Esto no quiere decir que no podamos opinar sobre la calidad o la historia, para nada, pero es necesario investigar un poco y atacar (en el caso que sea necesario) a los verdaderos culpables que son los estudios.

Casos como el de Kodokawa no hacen más que agrandar este problema que debería preocuparnos a todos, mientras que se destapa este «secreto a voces» lentamente con la salida de talentosos animadores como Mushiyo, quien incluso mencionó en twitter que trabajar en Mappa fue un error.

Es inaceptable que los fans insulten o amenacen la integridad de la gente que da todo de sí para darnos semana a semana nuestra dosis diaria de contenido, siendo que somos nosotros los que provocamos este escenario. Sean consecuentes con lo que ven y opinan pues ¿de qué sirve ver la epopeya de Eren por ganar la libertad mientras el equipo de Mappa es explotado?

Comentarios Facebook
Claudio Vargas
Claudio Vargas
Grande Hideaki Anno, Osamu Tezuka y Moto Hagio.

Próximos eventos

¡Siguenos!

16,776FansMe gusta
1,474SeguidoresSeguir
500SeguidoresSeguir
600SeguidoresSeguir
632SeguidoresSeguir

Te recomendamos leer: