Ayer 04 de octubre salió en circulación el capítulo 240 de Kaguya-sama: Love is war, el cual marca un antes y un después en la historia del mangaka Aka Akasaka, pues se confirmó el siguiente episodio dará pie al inicio del arco final. El comienzo del desenlace saldrá el 21 de octubre en la edición #47 de la revista Weekly Young Jump.

Kaguya-sama wa Kokurasetai: Tensai-tachi no Ren’ai Zunōsen (Kaguya-sama quiere que se le confiesen: La guerra del amor y el intelecto entre dos genios) inició su serialización en la Miracle jump el 19 mayo de 2015, Shūkan Young Jump en marzo de 2016. La obra cuenta con un doujin supervisado por el mismo autor, dos películas Live-Action, más una adaptación al anime de dos temporadas y una OVA, esta última estrenada este año.

Sinopsis

La Academia privada Shuchiin es un centro en el que los hijos de nobles y ricos, aquellos que están destinados a dirigir el futuro del país, reciben una educación de alto nivel acorde a su posición social. Los miembros del Consejo Estudiantil son los modelos a seguir tanto en comportamiento social como en resultados académicos.

La vicepresidenta del Consejo Estudiantil, Kaguya Shinomiya, es la heredera del Grupo Shinomiya, la principal compañía del país. Con un comportamiento ejemplar y buenas notas, también destaca en los ámbitos del deporte y las artes y es querida por sus compañeras a pesar de su porte serio, frío y arisco. Por su parte, el presidente del Consejo Estudiantil, Miyuki Shirogane, es un joven que, a pesar de provenir de familia humilde, destaca en los estudios, lo que le convirtió rápidamente en miembro del Consejo. Con una gran habilidad para los estudios y la ausencia de esta para los deportes, Shirogane se ha ganado el afecto y confianza de sus compañeros, quienes no muestran reparos en hablar de los dos representantes del Consejo Estudiantil como una pareja consolidada a pesar de que estos lo nieguen continuamente.

Lo que nadie sabe es que ambos están secretamente enamorados el uno del otro, pero su orgullo y su constante rivalidad en los estudios les impide declararse abiertamente al otro ante la idea de que esa debilidad les haría perder definitivamente frente a su compañero. Así pues, los dos deciden iniciar una guerra secreta intelectual (y absurda) de tácticas, estrategias y encerronas con el único objetivo de hacer decir al otro “te quiero”.


La obra es muy recomendada y se espera a que tenga un buen final.

Comentarios Facebook