jueves, diciembre 8, 2022
InicioDestacadoReview | Voice of Cards: The Forsaken Maiden, la continuación del mundo...

Review | Voice of Cards: The Forsaken Maiden, la continuación del mundo de cartas

Lo nuevo de Yoko Taro con este mundo que sigue agregando personajes, historias y aventuras

En noviembre del 2021, publicamos nuestra reseña de la primera entrega de Voice of Cards, que bajo el título de The Isle Dragon Roars, nos entregaba un juego de cartas poco tradicional, con elementos de rol marcados y una narrativa muy especial. También mencionamos una leve promesa de una continuación llamada The Forsaken Maiden, una nueva aventura dentro del universo que buscar tener más horas de juego y que en esta reseña será su protagonista.

Tal como el juego anterior, nos transporta a un mundo ficticio de islas que cada una tiene una doncella propia, destinada a sacrificarse para que un espíritu defienda su isla. Seguimos a Barren, Laty y Lac, en una aventura para que Laty se transforme en la doncella de nuestra isla.

Esta entrega de Square Enix y el equipo creativo de Yoko Taro llega a nuestras consolas para nuevamente enamorarnos con la música, el apartado visual y la narración ingeniosa. Esto no es nuevo y lo vimos en su momento con su primera entrega, pero parece que funciona su receta.

Como segunda entrega de la franquicia advertimos desde ya: sigue siendo sin ser un juego para todos, la misma advertencia de su primera entrega. No significa que sea malo, marcamos que no todos lo disfrutarán.


Tráiler


Ficha Técnica

  • Título: Voice of Cards: The Forsaken Maiden
  • Lanzamiento: 17 de febrero, 2022
  • Publisher: Square Enix
  • Desarrollador: Square Enix, Alim Co.
  • Formato de lanzamiento: PlayStation 4, Nintendo Switch, Microsoft Windows (Steam)
  • Restricción de edad: Mayores de 7 años
  • Valor: $29.99 USD en PlayStation Store, 15.800 CLP en Steam
  • Formato de compra: Edición Normal y Edición Premium (Incluye skins temáticas de NieR)
  • Género: Juego de rol, Aventura y Estrategia
  • Plataforma usada para reseña: PlayStation 5

Requisitos del sistema


Sinopsis

En medio del mar hay muchas islas donde cada una de ellas tiene su propia doncella, guerrera que está destinada a sacrificarse a un espíritu para que defienda la isla. Cada doncella tiene un asistente, otro guerrero o guerrera, que su destino es acompañara a la doncella hasta que termine su labor.

A la mitad de todo está nuestra isla. Destinada a su perdición porque su doncella nunca aprendió a cumplir su rol y que todos aceptaron su final. El grupo de tres, Barren, Laty y Lac, son los protagonistas de esta aventura.

Laty es la doncella que nunca logró completar su entrenamiento, Lac es el pequeño espíritu que los incita a empezar la aventura y Barren es un conocido guerrero del pueblo. Ellos tres surcarán los mares en busca de otras doncellas de otras islas, para poder volver a Laty en su destino.

¿Podrán cumplir su objetivo y así completar su destino? Conocer a las doncellas te llevarán a profundas narrativas, problemas, conflictos y victorias que enseñará al equipo protagonista.


Gameplay

Voice of Cards: The Forsaken Maiden nos trae nuevamente las mismas mecánicas de combate, narración y exploración que su anterior entrega. Como ya hablamos largo y tendido de ellas en la reseña del juego anterior, ahora nos centraremos más en lo nuevo que aporta.

Hay un par de cosas que son nuevas, pero en base el juego sigue siendo el mismo título. La verdad es que lo que agregaron no es algo que cambie sus esencias o algo realmente disruptivo.

A excepción de la adición de Link Skills, un grupo más grande de personajes para usar y uno que otro cambio ingenioso de jugabilidad en momentos específicos de la trama, el juego no trae muchas cosas nuevas a la franquicia.

Repasaremos un poco las mecánicas generales, pero si necesitas más profundidad de explicación te invitamos a ver la reseña de Voice of Cards: The Isle Dragon Roars. Sin más preámbulos te contamos acerca la nueva entrega del juego de cartas de Yoko Taro.

Mismas mecánicas

Al igual que su antecesor, el juego es contado a través de las cartas, leídas por nuestro narrador, que nuevamente es la única persona que hablará en el título. El vínculo que se hace con él es relevante para no sentirse solo, volviéndose algo similar a un amigo.

La exploración sigue de la misma manera. Saltar de casilla en casilla, desbloqueando el mapa donde, de vez en cuando, saltará un evento. Muy del tipo Dungeons and Dragons, algo que ya les contamos. Sigue siendo interesante, y los eventos que salen son diferentes a la primera parte, lo cual se agradece.

Por otro lado, el combate sigue siendo igual, y cuando señalamos igual, es tanto en los aspectos positivos, como negativos. Combate de turnos como los antiguos RPG, donde tu contador de vida, defensa y ataque definen que tan fuerte eres.

De la misma manera, también sigue en pie la mecánica de debilidades y resistencias de elementos en el juego, además de una lista de habilidades que vas desbloqueando mientras subes de nivel. Dándote mejores ataques para usar en las batallas.

Además, se mantienen los efectos de estado que también vimos en la entrega anterior, como es la maldición, defensa baja, sellado, entre otras. Pero a diferencia del anterior, lo hicieron una mecánica mucho más presente.

En definitiva, el juego sigue las mismas reglas de combate, exploración y narrativa que el título anterior en su gran parte. Esto no es realmente un problema, sin embargo, como nuevo juego, algo nuevo tenían que agregar y qué mejor que las habilidades de vínculo.

Link Skills

Una de las nuevas mecánicas que agrega Voice of Cards: The Forsaken Maiden son las habilidades vinculadas. Como temáticamente, el juego se trata de doncellas y sus asistentes, era imprescindible agregar habilidades conjuntas. Esas son las Link Skills.

Estas son habilidades únicas entre doncella y asistente que te piden muchas gemas de combate para usarse (entre 5 y 6). De a misma manera que suponen una de las habilidades más fuertes que puedes invocar, ya sea haciendo daño en área, curando a tu equipo o dañando mucho a un solo objetivo.

Barren y Laty eventualmente también aprenden a usar habilidades de vínculo, ya que la aventura se centra mucho en eso. Esto fortalece el vínculo entre ambos, sobre todo porque Laty es una chica que no habla y no tiene experiencia social, mientras que Barren es un joven que tiene experiencia en todo.

Cada dúo particular tiene sus propias Link Skill, uno temático a su elemento (agua, fuego, oscuridad y luz). Depende del jugador si vale armar las gemas necesarias para usar estas habilidades o no, pero hablaremos de eso más adelante.

Un equipo de cuatro

Uno de los cambios más interesantes del juego, que también responde a la temática de dúos entre doncella y asistente, es tener un equipo de cuatro personajes. Barren y Laty siempre irán juntos, más el dúo de turno.

Lac, el pequeño espíritu, solo es jugable entre viajes por el mar, sumados a que en cada isla hay que darle un espacio al equipo que te toque ayudar. Al final, cambian el límite de tres personajes (que dejaba fuera a Bruno y Ridis) con cuatro, que le da más oportunidades a las peleas.

No es un gran cambio, pero se agradece el no tener que dejar de lado a personajes por un límite de aventureros. De todas maneras esto también significa peleas más complicadas y largas, pero ya llegaremos a eso eventualmente.

Uno que otro detalle

No les mentiremos, esas son las dos novedades que nos prepara Voice of Cards: The Forsaken Maiden en términos de jugabilidad y combate. No es mucho, y de verdad te invitamos a ver la reseña del primer título.

En términos narrativos y exploración hay uno que otro detalle que llega para hacer más «entretenida» y poco monótona la aventura. Son en momentos específicos que las reglas del título cambian un poco.

Por ejemplo, tienes que evitar que una invasión de monstruos llegue a un pueblo y para eso tienes movimientos limitados. O estás tratando de escabullirte en una organización terrible y debes tener cuidado con toparte con soldados. Temas pequeños, pero que refrescan un poco.

Y la verdad, no podemos decir nada más nuevo en el título. Esas son las novedades que nos trae la segunda entrega, no hay mucho más. Todo tipo de mecánica no cambia más allá de lo dicho.

Dado esto, y si leíste la reseña que hizo Alerta Geek de la primera entrega, sabrás un poco también las cosas negativas que puede llevar. Y sí, los problemas se mantienen. Pero para hablar de eso está el veredicto.


Veredicto: Recomendado

Lo Bueno

  • La narrativa, y como la cuentan, sigue siendo lo mejor, por lejos, del título.
  • La música sigue siendo una obra de arte hermosa que te acompañará durante el título sin aburrirte.
  • El narrador es de las mejores ideas y acompañantes del juego.
  • La cantidad de eventos es más variado a lo largo del título.
  • Los personajes tienen más personalidad, son más importantes y únicos entre ellos.

Lo Malo

  • El juego se siente monótono en su jugabilidad de combate.
  • Tiene una dificultad que se siente artificial, que se separa de la esencia del título.
  • El juego parece ser más largo que el original que no ayuda mucho en la experiencia.
  • Las nuevas mecánicas agregadas no hacen reales cambios al juego y no aportan.

Voice of Cards: The Forsaken Maiden vuelve a entregar una magia única entre narrativa y arte, amplificando los puntos buenos de la primera entrega de manera sutil. Sin embargo, y tal como mencionamos al inicio de esta reseña, no es un juego para todos.

Para ser francos, partiremos con lo malo del título, que es lo que más hemos armado hasta ahora, y luego indicaremos las cosas que hace bien el título. Ojo, que las hace muy bien, pero llegaremos a eso.

Uno de los desafíos más grandes de secuelas de juegos y franquicias es precisamente ser mejor o aportar algo nuevo a la saga. Y tenemos que decir la verdad, esto no lo logra esta secuela de Voice of Cards, y seremos claros, no porque no lo intenta, sino porque lo intenta demasiado.

En la reseña de la primera entrega, los puntos más negativos que teníamos para decir del título estaba alrededor de la jugabilidad de combate y nos reíamos porque es un apartado muy grande. Ahora imagina ese escenario con aún más mecánicas, el juego se hace innecesariamente inmenso.

El título sigue teniendo dificultades con la monotonía de sus batallas, sobre todo con las últimas horas del título, donde los enfrentamientos súbitos en la maleza se hacían molestos. Esta entrega pudo haber agregado algunos objetos que nos evitara este tipo de enfrentamiento, pero no.

Al final, para el último capítulo, era yo saltando todos los enfrentamientos no principales, porque el título ya se había hecho repetitivo tras casi 30 horas de juego. Y esto lleva a un punto, y sinceramente, tal vez lo peor de la segunda entrega, su dificultad.

Antes de tomarlo como punto central, que le quita muchos puntos al juego, deberemos hablar primero de otros aspectos del juego en contexto, partiendo por su duración.

Algo que encontramos bueno de la primera entrega era que el tiempo de juego era justo y necesario, contando todas las horas de farmeo e historia. 20 horas quedaban perfecto para ese contador. Aquí deja de ser así.

Tras unas 30 horas de juego, el título nos obligaba a farmear más, porque los personajes no estaban fuertes como deberían ser, al menos como su primera entrega, Voice of Cards: The Isle Dragon Roars, nos hizo sentir que debería ser.

La secuela se siente más larga, más monótona, y como se le suma el hecho de que muchísimo más complicada, se vuelve una combinación que al final afecta demasiado a la aventura por completo.

Esto sumado a que tratan de agregarle algo nuevo y mejor, pues el título al final es llevado por otra dirección, que siento que no es la esencia de la franquicia. Las nuevas mecánicas no aportan a la experiencia, solo la complican.

Las Link Skill, muchas veces no eran necesarias, y no valían la pena armar gemas para usarlas, no movían la vara, solo la complicaban. Puede ser que la adición de cuatro personajes en batalla daba para esto, pero no tiene sentido lo difícil que se volvió la experiencia, por lo que si al principio se tomaba como algo positivo, a consecuencia lo volvía en contra del jugador para su tramo final.

Pero hasta aqui con lo negativo. Hablemos de los aspectos que hacen brillar el título y que valen la pena experimentar.

Luego de reflexionar acerca del juego, he llegado a una conclusión, teniendo en cuenta el primer título y este. Voice of Cards es un juego de narrativa y atmósfera, y es por eso que el intento de combate es tan molesto, porque esa no es la esencia de la franquicia.

Por eso la música, narrativa, arte y narrador son tan especialmente espectaculares, y es porque este título es un juego narrativo. Y si el combate no queda bien con su esencia, pues peor se vuelve el producto.

La historia que te cuenta Voice of Cards: The Forsaken Maiden nos presenta una narrativa muchísimo más complicada e interesante que su antecesor., donde tenemos una aventura llevada adelante por una chica que con una herida en su corazón no puede cumplir su destino.

Laty es un personaje excelente, que lleva la narrativa a su lado, ya que la aventura parte por ella. Una chica que por traumas del pasado nunca aprendió habilidades sociales y a hablar con las personas, quedando como un personaje muy humano.

Durante la aventura, ella aprende sobre amor, familia, amistad, destino y vida, todo llevado adelante con un excelente narrador que sabe traspasar los sentimientos que el juego atesora.

La trama es complicada, variada y con plot twist que solo lo hacen mejor. Es profunda e interesante, que trabaja temas de autoestima, confianza y depresión. No es fácil para un título hacer esto de manera cercana, y este lo logra.

Trabaja mucho lo que es el vínculo entre personas, tanto en la amistad, en el amor, en la familia, estos valores con los que también crecemos. Es todo lo que trata de contarnos, cada doncella y asistente tienen su propio vínculo, amor complicado, amor de pareja, entre padre e hija.

El juego es riquísimo en sentimientos. Sobre todo cuando entramos a las partes más oscuras donde nos entramos en el corazón herido de Laty, para curar esas heridas que viene de traumas de su niñez. Es algo humano, cercano y perfectamente contado.

Y es que nuevamente el narrador es el mejor amigo que puedes tener. Igual que antes, reaccionando a tus decisiones, a lo que sucede, contando la historia, acompañándote. Es un tema que solo Voice of Cards puede hacer, y es donde brilla The Forsaken Maiden.

Sumado a su excelente historia, claramente viene de la mano la pieza musical, impecable, atmosférica, hermosa y angustiante. También triste y alegre, el trabajo de banda sonora nuevamente es de los mejores aspectos juntos a su narrativa.

Canciones que no aburren de escucharse, que te acompañan, que a pesar de que puedan sonar en loop, dan la experiencia con otro color. No aburren, nunca aburren, solo acompañan y aportan. Eso sí, no hay tema musical de pelea, que seguramente habría ayudado a que no fuera tan monótono.

Pero el producto final es tan bueno al final, que no importa. Lo dijimos en la reseña pasada y lo volvemos a decir: Nunca nos aburrimos de sentir sus melodías.

Antes de dirigirnos al cierre, cabe destacar unos aspectos que mejoraron de la primera entrega, ¡Y vaya que lo mejoraron!, sobre todo con la variedad de personajes. Una de las cosas que destacamos de la primera entrega eran esta minoría de personajes que eran importantes y sus diseños eran espectaculares.

En Voice of Cards: The Forsaken Maiden todos los personajes tienen una personalidad y respectiva esencia única, incluso aquí hablando de sus ropas y diseños. En la primera entrega el diseño de aldeanos y aldeanas era la misma en todos los pueblos.

Aquí todos se diferencian entre sí, con diseños semi-únicos que solo hacen excelente sensación. Claramente, los mejores diseños siguen siendo de los personajes principales, como las doncellas y asistentes, pero hacen un trabajo genial en los NPC con esto.

Por último, quiero volver a la esencia del juego y como este es afectado fuertemente por su dificultad. La primera entrega era fácil, no se necesitaba mucha estrategia, y necesitabas estar preparado solo en las batallas importantes.

Con esta secuela, se siente como si hubieran saltado al otro extremo. El juego presenta una dificultad artificial y una mala administración de subida de nivel. ¿A qué nos referimos? El juego es innecesariamente difícil.

Luego de más de 30 horas de juego, no hemos podido llegar al nivel máximo de nuestros personajes, a pesar de haber peleado todas las batallas y haber ganado grandes sumas de experiencia, no pasamos el nivel 25.

Esto significa que para el final del juego, no estábamos preparados para la pelea, que supondría un desafío de por sí, donde un solo error es partir desde cero en la pelea más difícil y larga del título.

La esencia del juego no son los enfrentamientos imposibles o difíciles, pero aquí nos obligaban a afrontar una batalla injusta, como muchas más a lo largo del título. ¿Por el afán de hacerlo más difícil?.

Voice of Cards es un juego narrativo, no necesita un combate innecesariamente difícil, ni muy fácil. Necesita un combate que aporte, no que te frustre. Seré sincero, la batalla final fue un muro, largo y cansador, que me evitó muchas veces terminar el juego.

Ese aspecto termina siendo tremendamente contraproducente para un producto que su idea principal es ser atmosférico, narrativo e interesante. Este no es un Dark Souls de cartas, es Voice of Cards: The Forsaken Maiden, y es algo que sinceramente, me molestó.

En definitiva, Voice of Cards: The Forsaken Maiden es la precuela de un juego diferente, y como tal, sigue siendo un título diferente. Único en sus aspectos más importantes y brillantes, y que peca por querer abarcar más de lo que debería.

La franquicia al parecer seguirá instaurada por Square Enix y Yoko Taro, y a pesar de todo lo criticado, espero que sea así. No será el próximo Final Fantasy, pero si puede ser una saga sólida con un fiel número de seguidores que solo querrán conocer la siguiente historia.

No necesitamos un combate complicadísimo, ni mecánicas nuevas que en uso no cambien la experiencia. Necesitamos que el título narrativo, siga siendo una exquisitez atmosférica, musical y visual. Eso le da la esencia al juego.

Quiero seguir escuchando la voz de las cartas, y conocer las mágicas aventuras, interesantes personajes y profundas tramas que este basto mundo puede entregar. Porque eso hace a este título, la sorpresa, la propuesta y la experiencia que es.


AGRADECEMOS A SQUARE ENIX LATAM POR EL CÓDIGO DE PRENSA EN PS5 PARA PODER REALIZAR ESTE REVIEW.

Comentarios Facebook
Ignacio "Kairos" Riveros
Ignacio "Kairos" Riveros
Tengo 24 años. Desde que tengo memoria he sido parte del mundo del gaming, partiendo con la primera consola de Sony, PlayStation. Desde ahí me he hecho más parte de este mundo, agregando mis gustos por el cine, la animación japonesa y el manga.

Próximos eventos

¡Siguenos!

16,844FansMe gusta
1,524SeguidoresSeguir
550SeguidoresSeguir
600SeguidoresSeguir
647SeguidoresSeguir
SuscriptoresSuscribirte

Te recomendamos leer: