Luka «Perkz» Perkovic lideró a Cloud9 a la final de la Mid-Season Showdown (MSS) tras derrotar por 3-1 a Team Liquid en la segunda ronda en el nuevo formato de la LCS. El equipo número uno en la temporada regular de la LCS fueron completamente dominantes en la serie, dando como jugador más valioso de la serie al recién importado croata. A pesar de los intentos de Liquid en desactivar a Perkz, el carrilero experimentado logró absorber la presión y a su vez demostrar su talento.

Cloud9 se lució y logró plantear su estilo de juego característico, dar mucha libertad a Blaber para lograr hacer jugadas a través del mapa y a su vez incrementar la ventaja al acelerar el juego dentro de la Grieta del Invocador. Mientras que el carril inferior juegan agresivo para mantener al oponente bajo control.

Vulcan, el soporte de Cloud9 también busca liberar un poco la presión en los otros carriles al rotar para hacer un poco de presencia. Por otro lado, Team Liquid aún mantiene su estilo de juego que es seleccionar campeones con harto escalado y jugar para mid to late game con un CoreJJ dando vueltas en el mapa para ayudar a Jensen.

La zona ardiente de la serie

La zona caliente del encuentro fue principalmente en el carril central. Cloud9 y Liquid pusieron los recursos necesarios para poder marcar la diferencia en este carril, logrando que toda la acción fuera cerca de esta. El jungler de Liquid, Santorin, intentó ayudar mucho a Jensen y a su vez, desactivar a Perkz. Pero el exjugador de G2 Esports logró absorber la presión inteligentemente y con un poco de ayuda de Blaber, acabo siendo el factor clave en las teamfights.

«PUEDES GANKEARME, PERO NO ME PUEDES CANCELAR» gritó el croata luego de la partida.

Con esta derrota, Team Liquid deberá esperar rival entre el partido de 100 Thieves y TSM para jugar la semifinal. Mientras que Cloud9 puede respirar tranquilo al presentarse en la gran final de la Liga Norteamericana (LCS)