Este fin de semana se hizo conocido un reporte del medio Kyodo News, el cual reportó un nuevo plan del gobierno japones para velar por los derechos de autor respecto al cosplay extranjero. Estas medidas estarían impulsadas por la ambigüedad de la ley del país asiático sobre quienes lucran en alrededor del mundo con esta actividad.

Según lo detalles, al gobierno no le había importado en años anteriores el exterior, pues esta actividad suele ser de fans para fans en eventos o entretención sin fines de lucro. Sin embargo, los tiempos han cambiado, donde además de la cantidad de eventos actuales, ahora existen personas que están generando una gran cantidad de dinero con este hobby, ya sea en formatos tipo Patreon, Onlyfans o la obtención de recompensas a través del uso de un traje como tal en redes como Instagram.

Por lo anterior, anuncian que ya es momento para una fiscalización en temas de Copyright en beneficio de los autores de las respectivas obras, quienes no obtienen ganancias por ello. En contexto, Japón tiene una estricta autoría en cuanto a derechos de autor, de manera que obligan a los creadores a pagar fuertes sumas al momento de registrar obras, personajes y similares. Por ello, las tiendas de dicho país están obligadas a pagar derechos cuando venden trajes de Cosplay, terminando en valores bastante elevados, aún cuando la prenda no sea tan compleja.


¿En qué nos afecta realmente?

Si eres un Cosplayer que le gusta hacer su traje, sacarse fotos, ir a eventos a concursar y disfrutar el Hobby con tus amigos, seguramente no habrá problema, porque no estas usándolo para ganar dinero. Ahora, si eres de las personas que vive de ello, ya sea vendiendo tus fotos, vender patrocinio con tu traje u ganar dinero como invitado, es probable que te caiga la nueva ley japonesa.

Quedan en el limbo de la posible fiscalización las tiendas de confección de Trajes y Props, las cuales lucran sin pagar derechos a las obras. En casos de tiendas de accesorios de Cosplay, tales como pelucas, lentes de contacto y similares, estarían fuera de la línea, ya que son elementos muy genéricos, además de que en sus procesos de internación y venta ya pagan otros conceptos tributarios.

Técnicamente, lo que busca esta nueva propuesta japonesa es ir detrás de estos Cosplayer que ganan grandes sumas de dinero. Enako, una cosplayer japonesa embajadora de Cool Japan, ha declarado que ha ganado más de $90.000 USD ($65 millones de pesos chilenos) al mes en conceptos de Cosplay. Otro ejemplo es el de Yaya Han, cosplayer estadounidense modelo y diseñadora de vestuario chino, que ha mencionado en su oportunidad que logró pagar la hipoteca de su casa con sus actividades relacionadas al cosplay.


¿Es el final para quienes hacen ingresos a través del Cosplay?

Es muy pronto para dar una respuesta, puesto a que el plan todavía está en revisión y seguramente fiscalizar a que todos cumplan será algo muy difícil de hacer. Una respuesta para evitar este nuevo tributo sería cosplayer de personajes originales, método que usa Enako para evitar las fiscalizaciones, o de obras que estén fuera de ese alcance japones, tales como las norteamericanas, latinas y ciertas europeas/asiaticas.

«Por cierto, lo he dicho varias veces… En el caso de proyectos comerciales como televisión y eventos, esta vez pienso en la protección de los derechos de autor, y básicamente aparezco con trajes originales en lugar de cosplay con derechos de autor. Siempre que haga cosplay de un artículo protegido por derechos de autor, tenemos permiso del editor para usarlo.» Enako en Twitter.

Sin embargo, el verdadero temor sería a que otros países empiecen a fiscalizar por ingresos de este tipo, tal como se quiere hacer en Chile con los influencers. Si tomamos en cuenta de que, en el plan chileno, existe la división en Instagrammers, YouTubers, Streammers y los E-Sporter, nada evita que otros países tomen la misma iniciativa japonesa y obliguen a tener que pagar las sumas de dinero correspondientes, siendo un potencial problema para quienes generan ganancias monetarias por medio del Cosplay.