Son pocas las veces en la vida donde vemos una amada saga de libros o videojuegos ser adaptada al cine o la televisión, y en el panorama actual es aún más raro que esa adaptación sea de calidad suficiente para poder decir que “le hace justicia” al material original, también es probable que seamos demasiado críticos cuando se trata de nuestras historias favoritas y que las expectativas sean imposibles de alcanzar.

También hay que ser sinceros y abrir los ojos al hecho de que muchas adaptaciones al cine o la televisión de historias populares son trabajadas sólo como un blockbuster buscando sacarle la mayor cantidad de dinero a una franquicia que está llegando al peak de su popularidad, y agotar hasta la última gota de merchandising que se le pueda sacar. Es por eso que parece una vuelta loca del destino cuando llega una obra hecha con tanto cariño, inspiración y pasión como The Witcher (2019) a nuestras vidas.


Sinopsis

El brujo Geralt de Rivia es el protagonista y destaca por ser un anti héroe diferente, un cazador de bestias profesional pero solitario. Geralt tiene problemas para sentir que encaja en el mundo pues quienes le rodean son malvados, incluso más que las bestias que caza. Su vida cambia cuando descubre a una poderosa hechicera y a una joven princesa que guardan un peligroso secreto que no quieren que sea desvelado. 


¿Recomendable?

Andrzej Sapkowski, el escritor y creador de “Saga o wiedźminie” que nosotros conocemos como “La saga del brujo” o “The Witcher”, siempre ha administrado con bastante cuidado y precaución los derechos de su obra, entregándosela sólo a un estudio polaco de videojuegos llamado CD Projekt Red, que trabajaría exclusivamente con esta saga hasta su culminación en el 2015 con The Witcher 3: Wild Hunt. De la misma forma es que ahora fue seleccionado con mucho cuidado el equipo de dirección, guión y producción para esta serie exclusiva de Netflix. Y digo equipo porque si bien, en efecto quien dirige el proyecto es Lauren Schmidt Hissrich, los 8 capítulos están repartidos entre varios guionistas y directores, lo cual lleva diferentes estilos a la pantalla que nunca son dispares ni conflictivos, sino que, al contrario, aportan bastante al formato global de la producción.

Son 8 capítulos de aproximadamente una hora de duración cada uno, si usted es ñoño de los videojuegos tenga en cuenta que estas historias pasan bastante tiempo antes del primer juego siquiera, y si usted es ñoño de los libros se va a reír sólo de emoción (como yo) ya que las historias de esta temporada son sacadas de El último deseo (1993), La espada del destino (1993), con algunas ideas y detalles de Sangre de elfos (1994), y cuando digo sacadas lo digo literalmente ya que no es una mera inspiración en los cuentos cortos originales de esta saga, en efecto cada capítulo es una adaptación de por lo menos una de esas historias, que son representadas en un exquisito equilibro entre fidelidad al material original e interpretación apasionada de las historias que rondan aquellas.

Resultado de imagen para the witcher

La serie logra representar muy bien los tres motivos narrativos principales que hereda de la saga literaria.

El destino, que es constantemente puesto en oposición a la ilusión de elección. Una fuerza que organiza la manera en que funciona el mundo ficticio de The Witcher, este destino nace de misteriosas fuentes arcanas y aunque se puede tratar de eludir, eso sólo lo aplaza mientras trae desgracia a los involucrados. Esta adaptación representa de manera bellísima el tópico del destino a través de la dirección y edición de cada capítulo, mostrándonos historias que parecen inconexas al principio pero que en ciertos puntos hacen eco las unas con las otras siendo que a veces pasan en lugares y tiempos completamente alejados, también es importante que el arco general de esta primera temporada tiene que ver con la manera en que el destino une a los protagonistas.

El mal menor, que nuevamente pone en crisis la capacidad de elegir. En un mundo donde la crueldad y la maldad humana es tan natural muchas veces el bien es excluido de los conflictos y nos dejan, a través de un protagonista que dice ser imparcial a los conflictos de los humanos, en una encrucijada donde no hay opción buena, solo una opción menos mala que a veces ni siquiera somos capaces de identificar, y es en este contexto donde aquellos que suelen luchar por tener la capacidad de elegir, reniegan de ella; “Menor, mayor, mediano, es igual, las proporciones son convenidas y las fronteras borrosas. No soy un santo ermitaño, no siempre he obrado bien. Pero si tengo que elegir entre un mal y otro, prefiero no elegir en absoluto.” (El último deseo, p.83)

La discriminación, en un mundo donde no sólo existen humanos. Las “razas antiguas” como los elfos y enanos son muy anteriores a los humanos, pero por diversas razones estos amasan cada vez más poder y número, lo que ligado a guerras y masacres pasadas lleva a un clima de constante hostilidad entre las especies que comparten el mundo. Los elfos ya no llevan un porte orgulloso y señorial, sino que son los parias de la sociedad, los enanos se recluyen entre los suyos y los humanos buscan cada oportunidad que tienen para ejercer dominio sobre cualquier otra especie inteligente tanto a nivel de sociedad como a nivel individual. Este tópico se representa muy inteligentemente al ponernos casi siempre con Geralt, que al ser un mutante es considerado un humano por elfos y enanos, mientras que los humanos lo consideran un monstruo.

Resultado de imagen para the witcher

Todos estos tópicos y elementos narrativos son contados a través de tres protagonistas; Geralt el cazador de monstruos, Yennefer la hechicera, y Cirilla la princesa. Las historias de Geralt y Yenn comienzan separadas temporalmente pero luego van haciendo saltos entre capítulo y capítulo para ponerse mas o menos en la misma temporalidad, pasando a veces años entre uno y otro, mientras que la de Cirilla es de una temporalidad más lineal y reposada, sin muchos saltos y de continuidad mas clara. Lo fascinante es que no se siente en ningún momento como que te estén contando dos o tres historias en el mismo capítulo, el trabajo de guión y edición está tan bien pensado que adopta un ritmo fascinante que solo puede ser logrado en el formato audiovisual.

Respecto al casting puedo decir que es un muy buen trabajo, hay mucha mas variedad racial que en las descripciones de los libros o las representaciones en los videojuegos, pero en ningún caso compromete algún nivel de inmersión de la historia. Henry Canvill fue una decisión de la que estuve escéptico al principio, pero el hombre se las manda por completo en esta serie, la voz es correcta sin llegar a ser ridícula y su interpretación de esa emocionalidad fría era algo bastante difícil de lograr bien, sabe perfectamente cómo demostrar emociones con la poca capacidad que tiene Geralt. Freya Allan también hace un excelente trabajo interpretando a Ciri, logrando capturar ese balance entre la arrogancia de su crianza, la displicencia de su naturaleza y la enorme sinceridad emocional que le producen los eventos y las personas a su alrededor. Anya Chalotra fue a mi parecer la apuesta mas arriesgada respecto a casting ya que estéticamente es muy diferente a las anteriores representaciones que habíamos visto o leído de Yennefer, pero lo logra bastante bien en la mayoría de los puntos importantes, el proceso de apertura y descubrimiento emocional de ambiciones que vive su personaje es muy bien representado por la actriz, siendo capaz de mostrarnos paso a paso la transformación interna del personaje.

En resumen, hay que decir que esta es una de las pocas adaptaciones realmente apasionadas que me ha tocado ver, el trabajo de todos los departamentos es increíblemente minucioso y lleno de cariño por la franquicia, las decisiones estéticas de composición musical y diseño de vestuario tienen una fuerte inspiración en el legado de los videojuegos, las escenas de acción coreografiadas con vertiginosas, el predominio de trajes y maquillaje para las criaturas fantásticas por sobre los efectos especiales muy cuidadoso y enormemente agradecido.

En fin, una serie bellísima y llena de pasión que te da esa satisfacción de que cada capítulo sea mas o menos auto concluyente pero que hila una historia fascinante y bien armada. Es un arma de doble filo que se pueda ver toda la temporada en ocho horas, pero sin duda puedo decir que quiero ver lo mas posible de este proyecto a lo largo de los años si siguen haciendo un trabajo tan minucioso e increíble.



Agradecimientos a Lucas P. Garri por su aporte.

Amigos de Alerta Geek Chile es una sección en la cual nuestros seguidores puedan recomendar, escribir columna o notificar sobre algún tema.

Un perfecto espacio por si te quieres dar a conocer o comentar un tema.
Puedes hacerlo siempre al correo: contacto@alertageekchile.cl