En las redes sociales se dice que Pokémon GO está muerto, pero para todos los que seguimos jugando sabemos que esta es una vil mentira. Niantic aprendió de sus errores en este tiempo y ha diseñado buenos eventos. Uno de estos son los de “Ave Legendaria“, el cual se realizará por tercera vez hoy sábado 08 de septiembre a las 15:00 hrs.

¿Qué es un evento de Ave Legendaria?

Como hemos anunciado anteriormente, el evento trata de una Ave Legendaria en especial y durante 3 horas, todos los GYMs tienen una Incursión de Pokémon nivel 5 de esa ave, donde además de salir en su versión Shiny, puedes obtener hasta 5 pases gratuitos por cada vez que peleas en una incursión, por lo que puedes luchar hasta en 6 Raids sin gastar ni una sola pokémoneda.

Cada Incursión te da 10.000 puntos de experiencia, bayas doradas, puntos de medallas en el GYM y bastantes polvos estelares, por lo que participar en este evento es una buena oferta, considerando de que aparte, puedes conseguir al Ave Legendaria con buenos IVs, puntos individuales que van del 1 al 15 en un pokémon y mejoran sus Stats.

Sin embargo, no todo son las recompensas, pues ese evento tiene algo en especial, la inmersión que te da. Yo en lo personal, solo he podido disfrutar solo uno de estos eventos, pues como vivo en el pueblo la ciudad de Concón, nunca me había animado a participar porque GYMs cercanos entre si no hay, a lo más unas cuantas poképaradas y Gimnasios a kilómetros de distancia. Gracias a mi polola, me tocó estar en Viña del Mar cuando me llegó la notificación del inicio del evento de Zapdos, así que decidí darle una oportunidad.

El inicio de la Aventura

Como me gusta ser un masoquista solo player, la gran dificultad de este evento era tener que reunirme gente para derrotar al Ave, pues es imposible derrotarla solo. Luego de dejar a mi pareja en su bus, intenté probar suerte en el terminal de Viña, pero no lo logré, así que si quería disfrutar la experiencia de verdad en el tiempo que quedaba, tenía que empezar por el punto más fuerte que me podía ofrecer la ciudad: La plaza de Viña del Mar.

Si bien, había mucha gente, de las cuales varias ya habían terminado su incursión, cuando entré a la sala había 5 personas, donde pudimos bajamos al Pokémon en la mitad del tiempo. Para mi suerte, esta ciudad cuenta con gente bastante fiel al juego, donde al menos la gran mayoría sabe con qué pelear, son de niveles altos y/o tiene Pokémons con buenos IV. Por lo que hice mi plan: si lograba el mismo ritmo de combate durante todas las incursiones, podía al menos ir por unas 10 u 8 incursiones antes que terminará el tiempo. Optimista, me dirigí a la Parroquia de la plaza.

Mi primera incursión contra Zapdos

Contratiempos

Fue entonces que me encontré a mi segundo gran enemigo, la batería. El juego ya te consume una gran cantidad de energía y si bien, para muchos ir con un cargador externo es indispensable, mi celular justo cuenta con el puerto medio malo, por lo que si se mueve solo un poco se desconecta. Para esos momentos, tenía 2%, donde si por ABC razón se desconectaba, automáticamente se apagaba mi celular y adiós incursión. Así que era el reto final, tenía que pelear sin esquivar o tratar de atrapar a Zapdos sin curvar el lanzamiento.

Ambas mecánicas son esenciales en la meta actual, sin esquivar significaba que mi equipo iba a morir antes y sin curvar significaba que mis posibilidades al momento de capturarlo iban a ser bajas. Así que le agregué el reto final, activé el bluetooth y puse el poképlus solo para ganar experiencia.

3% de batería

Iniciando las Incursiones

En la primera oportunidad, Zapdos se había capturado al primer lanzamiento, y para la segunda segunda, no solo volvió a repetirse la misma suerte, sino que además me salió Shiny (Yupi!)… después de ver como el celular se me apagará justo al terminar la incursión. En medio de mis dudas, apareció justo un amigo que andaba en grupo, la oportunidad perfecta de no solo bajarlo más rápidamente por las bonificaciones de amigo que tiene el juego, sino que en grupo siempre será más fácil. Para mi mala suerte, el venía en la ruta contraria a la cual estaba siguiendo, por lo que tuve que desistir y correr rápidamente 4 cuadras más adelante, pues el tiempo disminuía y ya me había dopado en huevos suerte, estrellas e inciensos.

Para la tercera incursión, me fijé que la mayoría andaba en pares o grupos, donde todos estaban felices, disfrutando cada uno a su manera este evento como experiencia única, como si cada GYM fuera en punto de encuentro. Algo que se repitió 2 cuadras más después en mi cuarta pelea con Zapdos, era una plaza pequeña, pero con muchos jugadores que no había visto, era como si todos rotaran de ruta, con el mismo objetivo. A mí me parecía simpático este patrón, pero claramente me importaba más el tema de las incursiones en sí, pues cada intento era una oportunidad de obtener esta ave eléctrica con IVS 100%, una recompensa tentativa que valía totalmente la pena.

Uno de los tantos lugares con gente en Pokémon GO

Casi a la mitad del Evento

Ya siguiendo a la quinta, mi celular estaba llorando por respirar, algo que se notó cuando al ingresar a la incursión, decidí tomar una foto para esta nota y se apagó. Al volver a encender, pseudo-cargarse y volver a quedar vivo en 0%, entré tarde al combate, pues solo le quedaban 50 segundos y 1/4 de barra, perdiendo la pelea. No solo le había fallado a a los jugadores que pelearon, sino que más encima, salió la notificación de amigo dentro de la lucha, a quien no pude encontrar puesto a que fallamos. Volví a entrar, pero él ya no estaba, perdiendo mi única posibilidad de interacción en la vida real de este evento.

Justo castigo llegó cuando Zapdos se me arrancó, y para variar, ya se había apagado nuevamente el teléfono y solo llegué a perder otra oportunidad. Pero el tiempo seguía y no podía lamentarme, quedaban solo 20 minutos y a 3 cuadras diferentes habian 2 GYMS cercanos, por lo que aposte por ir al de Marina del Mar, pues siempre hay alguien ahí.

Sector Villanelo

Ya en las últimas

Al llegar al punto revisé mi reloj y si lograba derrotarlo a la primera, alcanzaba a ir al siguiente de manera justa. Mientras me preparaba, vi como gente que nunca había visto en mi vida estaba lista para entrar, desde gente con sus trajes de cocineros, guardias, ingenieros, entre otros, compartían sin saber quién era la otra persona, pero con la meta de derrotarlo para seguir su camino. Una vez ya listo para entrar, mi smartphone vuelve a apagarse, dejándome fuera de la incursión y perdiendo tiempo valioso, donde logré al menos entrar a la segunda ronda.

El famoso todo o nada de 1 pokébola.

Fallando todos los tiros y la Ave arrancándose de mí, corrí al último punto cercano que le quedaba 1 minuto de evento, donde vi en cámara lenta pasar cada segundo, mientras me llamaban por teléfono, me notificaban por Whatsapp, tratando de acercarme desesperadamente al punto a tiempo, para finalmente apretar el icono del gimnasio, ver la animación de entrada y apagarse de nuevo… No había nada más que hacer, el evento había terminado.

Qué puedo decir finalmente del evento

Niantic y su evento no solo me habían hecho correr por casi 2 horas, sino hacer lo que pocos videojuegos me han hecho: dejarte totalmente inmerso. Mirando a mi alrededor no era el único metido de esta forma en el juego, sino que varios comentaban sus aventuras, triunfos, experiencias sobre este evento. Para que hablar de facebook, pude leer varias historias como varios les tocó algo similar o combatir en la lluvia plenamente organizados por falta de gente.

Lo que más me me llamo la atención, fue que todos eran muy felices, pues no solo conocieron gente nueva, sino habían vivido su propia experiencia, ya sea simplemente luchando contra la batería como lo que me sucedió, la típica que los llaman en las mismas Raids o encontrarse con amigos para poder luchar.

Para poder concluir, si pueden jugar la de hoy, háganlo, es una experiencia bastante entretenida y no se arrepentirán. En mi caso la espero con ansias, con una entrada de carga ya casi reparada, una nueva ruta trazada, una tablet de repuesto y un grupo organizado que partirá en la misma ciudad, en la estación de Miramar.


¿Haz podido disfrutar este evento anteriormente?
Cuéntanos en los comentarios