A través de un comunicado, Riot Games anunció al mundo el cierre inmediato de la liga profesional de la región oceánica (OPL), la cual, integra Nueva Zelanda y Australia. La liga no es el único afectado, también se menciona que la oficina de Riot en Sydney sufrirá las consecuencias, cerrando la sede durante este proceso.


En el comunicado oficial, Malte Wagener, Managing Director en NA & OCE, junto a Tom Martell, Director de Operaciones de Global Esports, comentan lo siguiente: “La OPL no ha llegado a nuestras metas u objetivos para la liga, no creemos que el mercado actual podrá soportar a la liga en su forma actual.»

En el mismo documento, mencionan que de igual manera se harán las clasificaciones para los torneos internacional de MSI y Worlds del próximo año, sólo que aún no está claro cómo será el formato para poder acceder a estos eventos. Los directores de Riot Games, Wagener y Martell comentan que «Riot mantendrá su compromiso en apoyar a todos los jugadores de la OCE, y estamos entusiasmados por lo que vendrá en el 2021.»

Habrá una modificación para la regla de jugadores importados de la liga LCS para apoyar a los ex-jugadores profesionales de la OPL. «Los jugadores serán integrados a la región de NA, con los equipos de la LCS no seguirán utilizando este puesto de importación para fichar jugadores de la OCE.»

El último representante de esta región en los mundiales fue Legacy Esports, equipo que sorprendió a varios espectadores al igual que equipos como MAD Lions, demostrando un buen nivel y que pueden competir contra otras regiones más grandes.

Esta decisión se suma a las otras decisiones de Riot Games, como la que afectó a los jugadores de la Promoción/Relegación en la región de la LLA hace unas semanas.