Hoy 19 de julio se estrenó en Netflix la nueva versión de Saint Seiya, un reboot producido por el mismo servicio de Streaming en conjunto a Toei Animation, la cual estaba planeada para darle un nuevo aire, esta vez con animación 3D.

Desde que Netflix estrenó su primer trailer, una gran cantidad de controversias se generaron por los notables cambios que iba a tener esta versión con su antecesora y con el manga de Kurumada, empezando por el cambio de sexo de Shun (ahora mujer), el cambio de condiciones al torneo galáctico, una nueva organización enemiga, entre otras cosas.

Si bien, es normal ver estos cambios, Netflix nos estrega sólo 6 capítulos en esta primera temporada, que abarcan el inicio de las historias de Seiya hasta la batalla con Ikki de Fenix. Eso sí, recomendamos sentarte y leer bien afondo, porque si estabas esperando algo fiel a tu infancia, tenemos una mala noticia.

Prepárate al igual que Seiya.

Ficha Técnica

  • Título original: Knights of the Zodiac: Saint Seiya (TV Series)
  • Año: 2019
  • Fecha de estreno en Chile: 19 de Julio
  • Duración: 6 capítulos de 23 minutos.
  • Dirección: Yoshiharu Ashino
  • Guion: Eugene Son, Patrick Rieger, Shaene Siders (Manga: Masami Kurumada)
  • Música: Yoshihiro Ike
  • Fotografía: Animation
  • Actores conocidos: Alfonso Herrera, María Fernanda Morales, Yamil Atala
  • Genero: Serie de TV. Animación. Fantástico. Acción | Manga. Remake
  • Productora: Toei Animation / Netflix / Electric Shadow Films.
  • Distribuida por: Netflix
  • Link para ver en Netflix: https://www.netflix.com/title/80186926

Sinopsis

Se dice que cada cientos de años, la diosa Athena reencarna entre nosotros, donde los guerreros que juraron protegerla eran conocidos como caballeros. Una nueva Athena ha nacido en este mundo, pero esta vez bajo la oscura profecía de llevará a la humanidad a su ruina. Siendo un reboot de la serie de 1986, Seiya, un joven que por una lucha en un callejón despierta poderes inigualables, perseguirá su sueño de volver a reunirse con su hermana raptada hace varios años atrás y se volverá un caballero de Athena, enfrentándose a una poderosa organización militar y a los caballeros del santuario, ambos con el propósito de quitarle la vida a la reencarnación de la diosa y salvar a la tierra.


Trailer

Veredicto

Netflix no estuvo a la altura

Hablar de Saint Seiya es complicado, no solo por la cantidad de fans alrededor del mundo y sobretodo los que están en nuestro país, sino por lo que se espera de la serie, un shonen de peleas épicas con una trama que te mantenga ver cómo el equipo de Seiya se supera cada vez más a sí mismo con el propósito de proteger a Athena y al mundo. Una esencia que en este reboot no pudieron preservar.

Según lo que nos entregan en esta temporada, se nota el intento de adaptar la trama a una era más moderna, tratando de entregar algo novedoso a los que la disfrutamos en el pasado. Sin embargo, esto no se refleja en la pantalla, entregándonos una serie más infantilizada, con varios hoyos en la trama acelerada y varias veces, con el sentimiento de ver un escenario vacío. Decimos vacío porque no supieron aprovechar la animación 3D en su máximo concepto, teniendo peleas con ejércitos que casi no se ven y disparos al azar, poca población de gente en lugares que debería saturarse, poderes que parecen bolas de Ki a lo Dragon Ball, expresiones que a veces no calzan y poca profundidad en los detalles asociados a los escenarios. Esto es doloroso de ver, puesto a que tiene un diseño de personajes bastante fiel, con buenos efectos cuando ellos quieren y una fotografía muy enriquecedora cuando la quieren hacer resaltar, es cosa de ver el opening y ending, los cuales resaltan lo mejor de la animación.

Meteoro Pegaso

Hablando de la trama, se nota demasiado las diferencias de dirección y guión que tuvieron, pues como explicábamos, la serie esta infantilizada, significando que las peleas son menos fuertes a la vista, más efectos tipo poderes y menos sangre, caricaturizando mucho la fuerza militar al punto de ser básicamente inútil o para nada importante, quitándoles mucho impacto visual y llegándote a aburrir varias veces. Por otro lado, las bases de la historia tienen más extensión, pero es algo que no se aprovecha, como tomar al Hyoga «malvado» del torneo que acontece en el manga, pero luego matar todo con un desarrollo rápido, además del mismo formato del torneo que no le da justicia a los eventos.

También hay otros elementos que te descolocan, como los caballeros negros en formato Cyborgs, chistes en lata muy malos que sólo hacen perder tiempo (Seiya vs la tapa de seguridad) y el cambio de sexo en Shun, que simplemente no aporta en nada a la trama actualmente, donde esperamos que tengan reservado algo para más adelante (como lo podría ser las 12 casas).

Hyoga discutiendo con Saori

Ahora, no todo esta perdido, pues aunque encontramos que la serie pudo haber sido más a lo entregado y que la decisión de bajarle el calibre de «violencia» no fue la indicada, tiene cosas memoriables, siendo lo más rescatable la escena flashback de Ikki entrenando en la isla, una escena que dejaron fiel e impecable (sobretodo la escena de esmeralda con el maestro). Otro punto es el regreso de las voces clásicas que llegan a ser geniales de reconocer, donde si bien Jesús Barrero dejó la vara muy alta como Seiya, la nueva voz calza con esta versión más infantil de Seiya, que tristemente no lo acompaña el guíon.

Finalmente, esperamos que las criticas mundiales hagan un hincapié a la producción para mejorar (para el momento de publicación de este review, la serie sólo cuenta con un 11% de aceptación por la audiencia en Rotten Tomatoes), y puedan darle un giro a todo, cosa de que te haga sentir que estas viendo Saint Seiya y no un plástico con el logo de Pegaso.

Ikki, lo mejor de esta temporada.