Fui a ver Predator por una mera necesidad de ser alguien que disfrutó de las primeras películas de la saga. Me di cuenta de lo vació que estaba la sala, donde tenía un público con promedio de 40 años, además de estar gente como yo, quienes pensábamos que debíamos verla por haber visto las anteriores.

Desde el anuncio de The Predator, muchos tenían miedo del director Shane Black, después de haber fallado brutalmente en la dirección de Iron Man 3, y tambien existían otros que aún le tenían fe, ya que, a lo largo de su carrera, estuvo en otros proyectos como Arma Mortal.


Ficha Técnica

Título original: The Predator
Año: 2018
Duración 101 min.
País: Estados Unidos Estados Unidos
Dirección: Shane Black
Guion: Shane Black, Fred Dekker (Personaje: Jim Thomas, John Thomas)
Música: Henry Jackman
Productora: 20th Century Fox


Sinopsis

Desde lo más recóndito del espacio hasta las calles de los suburbios de pequeñas ciudades, llega la explosiva reinvención de la saga Predator. Ahora, los cazadores más letales del universo son más fuertes, inteligentes y letales que nunca. Además, han logrado mejorarse genéticamente con ADN de otras especies. Cuando un niño provoca por accidente su regreso a La Tierra, solo un grupo de ex soldados y un profesor de ciencias podrán evitar el fin de la raza humana.


¿Recomendable?

Con mucho dolor, debo darle un rojo a esta película. Agradezco haber esperado los días de oferta del Cinemark para poder ir a verla, pues aunque era de las pocas personas que le tenía fe a Shane Black, él acaba de hundir una de las sagas que más me gusta, sobre todo a los que nos gustó Predator uno y dos.

Empezando por lo que más odie de la película, es el abuso absurdo del CGI. Antes, las películas se hacían con amor y personalmente, prefiero a una persona vestida de Depredador y muerto de calor, a que un CGI mal hecho, pero claro, el CGI es la “actualidad” del cine y hace las cosas más fáciles.

Aún con ello, al menos deberían esforzarse en que parezca lo más real posible, y tristemente, quedó mejor cuando el trabajo en las películas lo realizaron con maquetas y trajes en los 80s.

También me molestó el cambio de la historia, pero como no quiero dar spoilers, solo puedo decir que se arruinó todo lo que las películas anteriores nos hicieron pensar sobre la saga, al punto que llegaron a cambiar completamente el objetivo principal de los Yautja, siendo algo molesto, pues lo mejor sería darle un descanso absoluto a todo lo que sea una película de Predator.

Aún sigo quedándome con los 80s, sobre todo con los personajes musculosos o incluso como personajes locos como era el Rey Willy en Predator 2, personajes que tenían esa esencia única. Entiendo que las películas se tienen que adaptar a tiempos modernos y por lo cual cambia el estereotipo de personajes, pero eso solo me hace insistir en que llegó la hora de dejar de sobre explotar franquicias antiguas.

Si bien, de igual manera debo estar agradecido de que conservaran la música muy al estilo de las películas anteriores y que también conservaran las tripas con su dosis de chocolate, (que aunque no es mucho, es algo que se agradece), no es suficiente para salvar la película porque no suma suficientes puntos a favor, sino nos entrega una de las peores películas que han salido este año.


Tristemente, deben aceptar que es mejor dejar morir la franquicia, en vez de seguirla sobre explotando en vano.