InicioDestacadoReview | Final Fantasy XVI, la epicidad hecha juego

Review | Final Fantasy XVI, la epicidad hecha juego

Los cristales madre y los Eikon nunca estuvieron tan vívidamente cerca como ahora

Final Fantasy es una las sagas más longevas y reconocidas en la industria de los videojuegos, específicamente en el género de los RPG. Square Enix se ganó el puesto que tiene, en mayor parte, gracias a estos títulos.

Con una saga que llevar a la espalda, la última entrega no podía ser menos, entregándonos un Final Fantasy XVI increíble. El nuevo título de la saga principal es todo lo que podríamos esperar de una de las compañías desarrolladoras más conocidas. Un juego sólido, que a pesar de tener ciertos errores técnicos, todo lo demás eclipsa cada punto negativo atribuible.

Sus personajes, Clive Rosfield y compañía, llevan la experiencia épica de la saga con firme ritmo. La tan esperada nueva iteración de esta franquicia logra tomar todo lo que ha hecho bien hasta este punto, y hacerlo aún mejor. Apuesta fuerte rompiendo tradiciones en la saga, siendo un juego clasificado +18 y teniendo un sistema de combate enfocado fuertemente en la acción.

Adelantando esta reseña un poco, este título es una excelente demostración de lo que la narrativa, ambientación y mecánicas pueden lograr un juego. Por lo anterior, es uno de los títulos que más he disfrutado en esta nueva generación de consolas.

Con un apartado musical que está en lo más alto de la calidad musical de los videojuegos, un ambiente interesante y rico, junto a una jugabilidad que no le tiene que envidiar a nadie, vuelven a esta entrega uno de los nominados más claros a GOTY de este año, sin lugar a dudas.


Tráiler


Ficha Técnica

  • Título: Final Fantasy XVI
  • Lanzamiento: 22 de junio, 2023
  • Publisher: Square Enix
  • Desarrolladora: Square Enix, Creative Business Unit III
  • Formato de lanzamiento: PS5
  • Restricción de edad: Mayores de 18 años
  • Valor: $69.99 USD
  • Formato de Compra: Edición Estándar, Edición Digital Deluxe, Edición Coleccionista
  • Género: Acción, RPG
  • Plataforma usada para su reseña: PlayStation 5

Sinopsis

Clive Rosfield antaño era un primer primogénito de Archiduque de Rosaria, además de ser el hermano del Primer Escudo del Dominante del Fénix. Luego de unos eventos catastróficos ocurridos en un lugar sagrado, la vida de Clive nunca fue igual.

Tomado como prisionero por un reino rival, su único objetivo es vengar la muerte de sus personas más queridas y para eso, no dudará en poner su propia vida, en riesgo de ser necesario. Pero lo que desconoce, es que el destino tiene algo diferente preparado para él.

Luego de despertar como un Dominante del Eikon, Ifrit, todas las cosas que alguna vez creyó, no serán iguales. Un camino de oscuridad, desafíos, traiciones y dolor se impone frente a él, solo para encontrar el verdadero lugar al que pertenece.

¿Cuáles Eikon tendrá que enfrentar para lograr su objetivo? ¿Qué secretos ocultan las antiguas tierras de Valisthea? ¿Cómo tendrá que adaptarse a un mundo donde tener magia es un pecado impuro para muchos?


Experiencia

Hace mucho no me pasaba que, para una reseña, tengo tanto que decir. Me pasaría horas y horas hablando de lo que fue y será el juego. Aquí no solo hablando de mí, sino que también en términos para la industria en sí.

No es un juego perfecto técnicamente, y aquí hablo específicamente del rendimiento, tal vez no irá a los más firmes 60 fps, o es demasiado difuso a ratos. Pero la verdad es que nada de eso es importante si lo comparo con el juego que es Final Fantasy XVI.

Es de esos juegos que, cuando lo juegas, uno puede sentir que todo está en el lugar donde debe estar. Tal vez suena que estoy siendo demasiado considerado con el título, teniendo en cuenta sus problemas de rendimiento (que anunciaron que serán arreglados con parches), pero opinando desde haberlo probado por horas y horas, solo puedo indicar que este juego es arte puro.

Creo que es una experiencia que ningún jugador debe perderse, es el epítome de la experiencia de videojuegos. Es atractivo, épico por todo lo alto, divertido, atrapante y muy bien recibido como uno de los títulos más importantes de este año en PS5, ¡Y con razón!

Si tuviera que definir Final Fantasy XVI con una sola palabra, sin duda alguna, sería épica, sobre todo en los momentos más grandes del juego, las batallas de Eikon vs Eikon. De la narrativa hablaremos más adelante, pero hay variados puntos que vale la pena abordar.

La música, la historia, los personajes, el estilo, la jugabilidad, el mundo, todos estos puntos hacen que FFXVI sea excelente. Casi bordeando lo perfecto, aunque sabemos muy bien que en este mundo y en los videojuegos, no existen las cosas perfectas.

Ambientación y música

La música, creo, es un punto muy importante al momento de abordar un videojuego, como también la falta de ella. En el cine es un aspecto que tiene su legítimo puesto como premio en los grandes eventos a finales de un año/inicios de otro. Y en los juegos, sucede lo mismo.

Si tuviste la oportunidad de jugar la demo de este juego y quedar impactado, felicidades, eso te espera durante horas. Ahora, si no lo hiciste y tienes acceso a una PS5, no sé como pedirte lo suficiente que lo juegues, si aún no estás convencido de esta nueva entrega.

En fin, en la demo está la primera pelea entre Eikons, por un lado, el ardiente Fénix, y por otro, el oscuro Ifrit. Durante todo ese enfrentamiento hay una pieza musical que te acompaña, y a pesar de estar sumido en la acción, la música sobresale, es inevitable no prestarle atención. Bueno, esa misma sensación acompaña todo el título.

La banda sonora compuesta por Masayoshi Soken es de las mejores piezas musicales que he escuchado en un videojuego. En un inicio, la música de God of War: Ragnarök tenía el puesto indiscutido, pero con esta nueva entrega, ese puesto está en peligro.

Ese apartado, junto a la ambientación, logran llevar a cabo una experiencia épica en todo sentido posible. Cada parte del juego está hecha de tal manera para que la epicidad sea lo único que sientas al momento en que juegas.

La ambientación es excelente. El sentido en como cada una de las escenas, tanto cinemáticas, como de combate, como solo de movimiento, te abraza. Cada parte del mundo es diferente, se amplía frente a nuestros ojos, los colores sobresalen.

El mundo en movimiento, junto a la música que te acompaña, como también los silencios, que Soken sabe cuándo poner, logra una ambientación única. Épica en la mayoría de momentos y delicada cuando las cosas se calman.

Realmente podría seguir hablando de lo que es la música en este juego, pero creo que lo mejor que puedo hacer es aconsejarte que busques la música. Es algo que simplemente no te puedes perder, pues es espectacular, épico y mágico. Gritaría si pudiera (y actualmente lo hago cuando la escucho).

La innovación de combate

Creo que ya hablamos anteriormente de cómo Square Enix decidió volver el sistema de combate 100% de acción. Y en este caso, por mucho que critiquen la decisión, funciona perfecto con el título.

El sistema de combate es uno de los aspectos más importantes de la nueva iteración con respecto a la saga. Como mencione anteriormente, se dejó de lado las mecánicas antiguas del título, para darle paso a una experiencia que, a este punto, la franquicia necesitaba.

En base, podemos compararla con lo que es la jugabilidad de Devil May Cry, pero en este caso, no es realmente un hack n’ slash. El juego está orientado a usar los distintos poderes de Eikon que aprendamos, para entrelazar nuestros combos.

Y aunque suene como un hack n’ slash el juego, no lo es. Por ejemplo, el contador de combo no existe y no está orientado a ser un juego que se base en esto. La magia se encuentra en como usas las distintas habilidades de Clive para lograr las mejores batallas.

El combate del juego no está hecho para ser difícil, está creado para que ataques y peleas vistosas sobresalgan en cada enfrentamiento. Puedes encontrar caminos para hacer combinación de ataques, que dan paso a un espectáculo de golpes, efecto y magia de todo tipo, acompañado de una importante aparición de los Eikon.

Los Eikon, para explicar un poco, son criaturas mágicas que tienen un portador o Dominante, apodo con el cual se conoce en este universo. Cada Eikon está afiliado a un elemento mágico y son criaturas de tal poder, que si quisieran podrían destruir el mundo.

Clive tiene acceso a ataques eikónicos, aquellos ataques especiales de gran potencia. Entre las habilidades con la espada y el control de la esencia de estas criaturas, Clive tiene la habilidad de liberar ataques sin iguales, que pueden hacer tu experiencia única.

En términos técnicos, el protagonista tiene acceso a acciones como saltar, atacar, lanzar proyectiles, acudir a poder eikónico básico y esquivar. Todo eso dividido en tus botones principales, con un par de combinación de botones, puedes usar una habilidad. Por otro lado, con las flechas tienes relacionado el uso de ítems en tiempo real o comandar los ataques de Torgal, tu perro. Por último, y cómo no, Clive tiene acceso a un modo límite, que libera todo el poder de un Eikon.

Depende del jugador como logra que todos estos aspectos funcionen y se combinen para sus combates lleguen a nuevos niveles. Es innovador, es fresco, es rápido y también épico.

Por último, en términos de mecánicas de combate, tenemos que hablar de los protagonistas de la acción, las batallas Eikon vs Eikon. Durante el juego te enfrentarás a peleas a gran escala entre criaturas mágicas, y sin duda es donde la epicidad se concentra. Todo está bien en términos de combate, pero nada se compara estas peleas a gran escala. No diré más, tienen que vivirlo.

Historia y personajes

En mi esfuerzo de no spoilear nada, en este apartado de experiencia no profundizaré. Pero creo que es pertinente hablar de la narrativa y sus personajes, cada uno carismático y reconocible.

Si tuviera que definir la historia, creo que sería una combinación de Game of Thrones y el universo de Final Fantasy XVI. Es el primer título de la saga que recibe una clasificación de mayores de 18 años, y tiene sus razones.

Su narrativa es oscura, pero da esperanza y emociona cuando lo debe hacer. Es una combinación que atrae e invita a seguir jugando. Además, se preocupa de que no te pierdas de ningún detalle de lo que está ocurriendo, con distintos sistemas que tiene.

Por un lado, está el Tiempo activo de Trama, un sistema que puedes entrar en las cinemáticas y te dará información en vivo de lo que está ocurriendo en el juego. Pero adicionalmente, Clive puede acceder a una aliada en específico, que además de conectar las relaciones entre personajes, también te cuenta el panorama político/bélico de Valisthea.

Claramente, nada de esto podría ser posible con su buen número de personajes, que siendo sincero, son muchos. Cada uno con un propósito, ocupación y personalidad diferente, que además de darle variedad al título, enriquecen el mundo.

Podría hablar más de la historia y de lo épico que se torna mientras más avanzas la historia, ya que es una montaña rusa de emociones. Pero no quiero caer en spoilers y arruinarle la experiencia a nadie, así que no diré más. Solo asegurarles que no decepciona.

La epicidad de Final Fantasy XVI

Luego de hablar de los aspectos principales del último título Square Enix, creo que está claro lo diferente que me pareció esta experiencia. Es un mundo que logra generar tanto, no hubo momento, ni enfrentamiento principal, que no me dejará con el corazón en las manos.

Cada pelea de Eikon contra Eikon que terminaba en un climax que rompe todas las sensaciones hasta ese momento. Final Fantasy XVI es un juego que tiene todo para ser nominado al GOTY, y hasta ahora, poder coronarse como el ganador.

De algo que estoy seguro es que Masayoshi Soken debería estar nominado a los premios musicales en el próximo periodo de premiación. Sumado a lo anterior, el título tiene planes para seguir siendo jugado, ya que Square también anunció un NG+. Con todo lo que conocemos, seguramente será un título del que se hablará hasta fin del año.

Pese a lo anterior, el juego tiene un par de problemas que encontré, sobre todo una cosa inevitable de notar: el desenfoque de movimiento (motion blur). A ratos tiene problemas con mantener los 60 cuadros por segundo (FPS), pero realmente no cambia mucho.

Lo de los FPS no molestan en absoluto, y como consejo, de jugador a jugador, tampoco te debería importar a ti, pues si el juego es bueno, el rendimiento no algo que influya si no interrumpe la experiencia completamente. Ahora, si hablamos sobre el desenfoque de movimiento, es algo que sí o sí se debe arreglar.

En caso de que no se entienda, el motion blur es cuando mueves la cámara y lo que ves se desenfoca, en los juegos hay niveles, pero aquí no es óptimo. Ese es un problema en el juego y es algo que se tiene que arreglar. No hay ni opción para desactivarlo.

Es tan molesto, que puede llegar a distraer, o en el peor de los casos, marear. Pese a esto, luego de varias horas de juego, el ojo se acostumbra y ya no incómoda, pero al principio les aseguro que es muy fastidioso. Pero como dije al principio, no se preocupen. Final Fantasy XVI sigue viéndose y sintiéndose, simplemente, espectacular.


Veredicto: Imperdible

Lo Bueno

  • La banda sonora se presenta como una de las mejores composiciones en videojuegos.
  • El combate es variado, refinado y visualmente sobresaliente. Cada ataque se siente excelente.
  • La historia es profunda y cruda, llevada por personajes únicos y carismáticos.
  • Es una aventura Épica, de inicio a fin, llena de momentos icónicos que quedarán grabados en quiénes lo jueguen.
  • La nueva mecánica da frescura necesaria a una longeva saga de más 35 años.
  • Es un claro candidato al Juego del Año 2023.

Lo Malo

  • El desenfoque de movimiento (motion blur) es molesto y probablemente lo peor del juego.
  • Le cuesta en algunas áreas mantener los 60 FPS.

Final Fantasy XVI es una sorpresa para quiénes le gustan los juegos de acción, para quiénes les gustan los títulos de la franquicia, y para quienes aman los juegos. Se presenta como uno de los mejores juegos de la nueva generación, con una naturaleza que parece ser hecha para su consola madre.

Cuenta con una banda sonora que sabe llevar su orquesta en los momentos más oportunos de la batalla, y que acompaña cada pelea con epicidad. Masayoshi Soken es de los mejores compositores que hay, y esta obra lo demuestra sin dudas.

Por otra parte, el combate es un excelente resultado de años de experiencia y la visión, además de la voluntad, de cambiar algo. Tal vez no sea la decisión que todos los fans querían, pero es necesaria para mantener fresca una franquicia tan antigua.

Las batallas a gran escala son una de las mejores cosas que tiene el título, donde Square Enix juega todas sus cartas para brindar la mejor experiencia. Así mismo, los personajes vuelven este mundo, de por sí rico y mágico, en algo mucho más complejo y sobresaliente.

Con respecto a la ambientación, no se detiene en ningún momento y se compromete en darte algo nuevo que ver y sentir. Además, cuenta con una variedad de sistemas y contenido que te mantendrá durante horas en Valisthea.

Desconozco si habrá un DLC, una nueva entrega, un spin-off, o algo por el estilo para Final Fantasy XVI, pero no me molestaría que se expandiera este mundo. Tanto para mí, como para aquellos nuevos para la saga, como también los más antiguos.

En definitiva, Final Fantasy XVI es un título que está aquí para redefinir una saga, para darle un nuevo brillo y una visión más fresca. A decir verdad, este es el mejor título para atraer a nuevos seguidores a la saga, tanto para su futuro, como para revisitar las otras versiones.

Square Enix y Creative Business Unit III hicieron un gran trabajo al desarrollar este nuevo título. Y si siguen este camino para sus siguientes entregas, probablemente tengamos un nuevo aliento para esta larga saga.

Si tienes PS5, este es un juego que no te puedes perder. Si Final Fantasy nunca fue lo tuyo, puede ser que este sea el inicio de la excepción. Clive Rosfield y Torgal están listos para dar una de las mejores experiencias que el 2023 tiene para nosotros.

Esta es la experiencia definitiva hasta la fecha de los Eikons y sus Dominantes, grandes criaturas del éter que están listos para defender lo que creen. Y que la magia de los cristales los protejan, mientras que las llamas del Fénix purifiquen sus vidas.


AGRADECEMOS A SQUARE ENIX POR EL CÓDIGO DE PRENSA EN PS5 PARA REALIZAR ESTE REVIEW.

Comentarios del Crítico

Square Enix logró hacer uno de sus mejores títulos hasta la fecha, con la nueva iteración de la longeva saga, Final Fantasy XVI. Un juego que se define por su epicidad, crudeza, combate y música para llevar a nuestras consolas la mejor experiencia posible. Con un sistema de combate pulido y que no para de evolucionar, la nueva entrega tiene tatuado en todas sus partes: "Nominado al Juego del Año", con altas chances de ganar.
Ignacio "Kairos" Riveros
Ignacio "Kairos" Riveros
Tengo 25 años. Desde que tengo memoria he sido parte del mundo del gaming, partiendo con la primera consola de Sony, PlayStation. Desde ahí me he hecho más parte de este mundo, agregando mis gustos por el cine, la animación japonesa y el manga.

1 COMENTARIO

Los comentarios están cerrados.

Próximos eventos

¡Siguenos!

16,865FansMe gusta
1,841SeguidoresSeguir
650SeguidoresSeguir
811SeguidoresSeguir
729SeguidoresSeguir

Te recomendamos leer:

Square Enix logró hacer uno de sus mejores títulos hasta la fecha, con la nueva iteración de la longeva saga, Final Fantasy XVI. Un juego que se define por su epicidad, crudeza, combate y música para llevar a nuestras consolas la mejor experiencia posible. Con un sistema de combate pulido y que no para de evolucionar, la nueva entrega tiene tatuado en todas sus partes: "Nominado al Juego del Año", con altas chances de ganar.Review | Final Fantasy XVI, la epicidad hecha juego