Siguiendo con las recomendaciones para la cuarentena y atravesando un lado mucho más ñoño que las recomendaciones anteriores, es bueno siempre recordar series animadas de la infancia, como lo fue La Liga de la Justicia (JLA) del año 2001, la que contó con un total de 2 temporadas y 52 capítulos. Justice League (en su idioma original) se sumaba a las series anteriores ya animadas sobre héroes de DC Cómics, tales como Batman: La serie animada, Superman: La serie animada y Batman Beyond.

La serie contaba con un cast notable como Kevin Conroy, quien hizo la voz de Batman en todas las series animadas (donde hasta hace poco apareció en el evento de Crisis Infinitas del Arrowverse como la representación de Bruce Wayne en el futuro), George Newbern hace el papel del Hombre de Acero (Superman) y Susan Eisenberg como la Mujer Maravilla. De esa manera completaban la sagrada trinidad de DC Cómics, pero aparte, incluye personajes en el núcleo en el equipo como Flash, Detective Marciano, Chica Halcón y John Stewart como Linterna Verde.

Lo más notable de esta serie, es que para su época, introducía una cantidad contundente de personajes del universo DC, en años donde era complicado acceder a cómics de manera física y el internet recién estaba llegando a las casas. La Liga de la Justicia nos introducía diferentes franquicias de la editorial como los linternas verdes o el mundo de guerra, también contando el nacimiento de algunos villanos y la aparición de otros bastante notables. Con el paso de los años, uno sigue encontrándole detalles importantes, como por ejemplo, al volver a ver la serie me di cuenta que de Flash de LLA no era Barry Allen, sino Wally West, el cual le daba el humor al equipo de héroes, y pues claro, también me di cuenta del porque no hablaba de ciencia como lo haría Barry.

Otros detalles notables que hacen recomendable esta serie es que, en algunos capítulos, se explora el multiverso o el mundo de la magia dentro de DC, de una manera no tan canónica como los cómics, pero es lo de menos, cumple su función de entrada y te deja explorar por si quieres leer más. Una de las cosas más importantes de la serie fue la preocupación con la cual Warner Bros. trabajó en el desarrollo de esta, pudiendo disfrutar cada detalle nos hace disfrutar la serie al máximo, tanto si eras fan de los cómics o de las series animadas anteriores.

Otro punto importante es la profundad de su trama, donde cada historia se cuenta en dos a tres capítulos, a diferencia de su sucesor, La Liga de la Justicia Ilimitada, en donde la mayoría son auto concluyentes, haciendo que la trama que los envuelve se haga más corto y menos explotada. Finalmente, JLA 2001 es una joya que merece ser vista por cualquier fanático de los superhéroes, al menos una vez, seas fan de DC o Marvel.


Esta recomendación va dirigida para los ñoños que quieren volver a ser niños,
con una buena serie de héroes y que marcó una época.