Nota: Para entender lo explicado en esta nueva entrega de La Taberna de Jota, te aconsejamos encarecidamente que leas la columna anterior:


Ya tienes a tu grupo de amigos, tienen sus cosillas para compartir, se sientan en la mesa y el pequeño caos sobre cómo romper el hielo y empezar a crear a los personajes o comenzar de una vez la partida; en esta oportunidad trataré junto a ustedes esa «sesión 0» que tanto puede complicar si todo el grupo está en su primera experiencia rolera.

¿Qué es la «sesión 0»?

Yendo directo al grano, es la primera instancia de reunión entre los jugadores en donde, quien tome las riendas como DM debe exponer de forma clara la ambientación, época, leyes y (personalmente la considero la más importante) el tono que tendrá la partida ya sea un One-Shot (partidas autoconclusivas de un par de horas) o una campaña que puede durar meses o incluso años.

¿Por qué es tan importante el tono? Sencillo, tus amigos pueden ser más o menos creativos, pueden ser más o menos tímidos, pero en definitiva TODOS quieren pasársela bien, es por ello que considero que tus primeras partidas al menos sean con conocidos, sabes lo que les puede gustar así que explótalo dándoles lo que les llenará más.

Gracias a esta sesión 0 no sólo lograrás que tus jugadores se sientas más involucrados pudiendo aportar a la creación del mundo que visitarán, sino que le da un gustito especial, sobre todo si es su primera experiencia si comentan con su DM cuáles son sus expectativas, quizás están hambrientos por combate, a lo mejor sólo buscan echarse unas buenas risas, en una de esas desean con todas sus fuerzas enfrentar a un dragón convirtiéndose en una leyenda local al momento de acabar la campaña; aquí la conversación es clave y si da espacio a introducir a más gente que quizás sólo estén de curiosos, mejor aún.

El mundo

Todos tenemos alguna preferencia, es cosa de ver el gigantesco número de fandoms de distintas propiedades intelectuales, si lo que queremos es que todos se la pasen bien, es necesario crear un mundo para que los personajes puedan explorar o utilizar uno ya creado, ya sea el universo Star Wars, el de Dragón Ball o uno de mis favoritos personales, el de H. P. Lovecraft, pero esos niveles de complejidad los dejaremos para más adelante.

Si ya tienes «Vieja Escuela Medieval» (la cual te mostramos en la nota anterior) en tu poder, perfecto, dragones, caballeros de blanca armadura, hechicería, magia y maldiciones pueden ser tu temática. Si sigues ese manual no tendrás problemas en entender cómo funcionarían los elementos en este mundo en cuestión.

Digamos que les encanta a todos «Game of Thrones«, les será relativamente fácil usar los temas presentados ya sea en los libros o en la serie (olvidemos la última temporada) para poder jugar.

Una vez se haya acordado el suelo que pisarán los personajes, las leyes que regirán dicho mundo y las posibilidades de acción referenciadas en la historia de «GoT» o intuidas por los jugadores y el DM, están listos para crear sus personajes.

Jon Snow, un ejemplo de personaje jugable sin ningún problema.

Creando a tu personaje

Esta es, probablemente, la parte más laboreosa de la «Sesión 0». Mientras en algunos juegos como «La llamada de Cthulhu» o «Anima: Beyond Fantasy» hacer personajes puede resultar bastante trabajo y se requiere cierto conocimiento de las reglas en general, sistemas como «Fate» y o las propias fichas que ya te facilité de «Vieja Escuela» te permiten una experiencia mucho más cómoda sobre todo si lo que quiere es crear tu primer personaje sin tener mucha idea de cómo jugar, mientras «Fate» te permite dar rienda suelta a tu imaginación creando a, por ejemplo una «medusa flotante que utiliza una red para cazar mariposas como arma» (sí, pensaba en Bob Esponja, no me juzguen) es completamente válida, en contra parte, «Vieja Escuela» en este caso Medieval, te permite elegir entre unas pocas Razas y Clases, ayudando así a quienes les cuesta un poco más el aspecto creativo.

A muy grandes rasgos, una Raza es la «especie» a la que pertenece tu personaje, las típicas son humano, elfo, enano, mediano, etc. Mientras que la Clase tiene que ver con el «oficio» o «a qué se dedica» el personaje, puede ser un guerrero, un mago, un brujo, un druida, etc. Todas vienen explicadas en los manuales respectivos; sácale el juego a «Vieja Escuela«.

Es muy probable que los primeros personajes que se creen sean copias de otras propiedades intelectuales como League of Legends o algún anime estilo Boku no Hero, no hay ningún problema, poco a poco irán mejorando la capacidad creativa y al poco tiempo tendrán personajes con carácter propio y mucha personalidad.

Dale vueltas a tu imaginación, cualquier cosa es posible

Una vez llenen sus primeras fichas, no olviden reírse un rato, inventen una historia para cada personaje, un pasado noble, una infancia de ladrón, una maldición que aqueja a su familia, no le tengas miedo a divagar un poco y ve anotando los puntos que más te gusten.

Para el DM

Probablemente quién haya tomado la iniciativa para hacer de DM tenga muchas ideas en la cabeza tomando la última película que vió o el último libro que leyó, probablemente haya buscado videos en internet para hacerse una idea de cómo tomar todos los puntos en su cabeza y plasmarlos en una historia entretenida y emocionante. Mi primer consejo es «No eres un escritor» ten una idea central, ejemplo «Pueblo desolado por una antigua maldición». Volviendo a «GoT» quizás exista una rivalidad entre reinos por hacerse con el poder que regirá a todos estos, quizás uno de los personajes desea reclamarlo y los demás sean sus fieles compañeros o simplemente buscan en secreto quedarse con el puesto de gobernante, el tema central sería tan simplificado como «La disputa por un trono que gobierne por sobre todo» y listo, que tus jugadores y los dados dicten cómo resultará dicha epopeya.

TOMA NOTAS, no confíes en tu memoria, si decidieron usar un mundo «existente» empápate de ese mundo, busca referencias, lee, pregúntale a tus amigos que sepan del tema.

No olvides divertirte, no eres un esclavo.

Para los Jugadores

Disfruten, intenten poco a poco usar más la creatividad.

No se piquen por un Nat 1, es parte del juego y puede dar paso a crear otro personaje más elaborado.

Están en el «sandbox» definitivo, literalmente pueden interactuar, conversar o incluso combatir contra todo, no teman hacer cosas algo descabelladas como patear una puerta o activar un mecanismo el que CLARAMENTE no deberían ni tocar.

Si es su primera partida, no juzguen tanto al DM, créanme, tiene mucho trabajo para que puedan pasarla bien, en un par de sesiones lo notarán más confiado.


Si llegaste hasta aquí, ¡cuéntanos en comentarios cómo fue tu primera partida de rol o si piensas en empezar a jugar!