Había leído sobre el «documental» en el que trabajaba David Harbour, pero creí de lleno que en verdad era un documental real, no que era un mockumentary (ya me parecía raro que todos sus ante pasados se vieran iguales en el trailer). Y una noche sin más decidí verlo antes de dormir, total, ¿qué podría salir mal?

Tampoco es como si su título en español te diera una idea de que se trataba la verdad, mientras que el título original es Frankenstein’s Monster’s Monster, Frankenstein, el cual le da mucho más sentido al contenido.


Sinópsis y Ficha técnica

David Harbour encuentra una grabación de la desastrosa adaptación de un clásico literario protagonizada por su padre actor y decide investigar las secretos de su familia.

  • Título original: Frankenstein’s Monster’s Monster, Frankenstein.
  • Año: 2019.
  • Duración: 32 min.
  • País: Estados Unidos.
  • Dirección Daniel Gray Longino.
  • Guion: John Levenstein.
  • Música: Michael Penn.
  • Reparto: David Harbour, Kate Berlant, Alex Ozerov, O-Lan Jones, Heather Lawless, Michael Lerner, Alfred Molina, Lidia Porto, Marion Van Cuyck, Mary Woronov, Bridey Elliot, Randolph Thompson.

¿Recomendada?

Si se trata de humor, siempre depende de la persona.

Antes que todo y para que tenga una idea de lo que es un mockumentary, no es más que un tipo de documental que representa eventos ficticios, podríamos hacer un recorrido por algunos bastante conocidos, como lo es la serie The Office, la película Borat o What We Do in the Shadows de Taika Waititi, hasta incluso Marvel lo hizo con el corto del Team Thor.

Como la mayoría, yo conocí a David Harbour en Stranger Things, la cual en un comienzo fue la serie icónica de Netflix, donde interpretó al ya conocido Hopper, y luego admiré su actuación en Hellboy, un salto importante de una serie al cine, claro tuvo apariciones random en algunas películas como Suicide Squad pero pequeñas, y actualmente trabajara en la película de Black Widow. Pero volviendo a Frankenstein’s Monster’s Monster, Frankenstein, donde todo parece no ser más que un capricho del actor y que fue producido por Netflix como una forma de premio.

En el comienzo Harbour nos muestra retratos de su padre y su de abuelo, que resultan ser el mismo, de esa forma el se enfoca en la carrera de su padre y de una obra de teatro que filmó para televisión en su época más decadente, una historia sobre Frankentein, ¿el monstruo o el doctor? es el chiste más habitual dentro de los 30 minutos. Al final la obra está llena de utilitaria barata, comerciales falsos, algunas bromas de mal gusto y el estilo vintage de la época, lo que me recordó los clásicos meta-televisivos de Inglaterra como Monty Python.

Los gags suelen ser algo vagos en la creación de este mockumentary, a veces aparecen personajes en la escena que parecía que no estaban ahí, o meter elementos tontos de golpe.

Si hay algo que si puedo rescatar de manera positiva de sus 30 minutos de duración, es la crítica que demuestra hacia el egocentrismo de algunos actores o artistas en general, la forma en que no ven más allá de sus propias narices y terminan cometiendo errores continuos dentro de su carrera, llevándolos a la decadencia. Así es cómo David Harbour aborda el papel de su fallido padre en el medio de esta obra ficticia.


Este mockumentary puede ser muy malo o muy bueno, todo depende del humor de la persona que lo vea.

Comentarios Facebook