(Esta reseña está completamente libre de SPOILERS, leela tranquilo, SOLO se tocará el capítulo 1).

Nunca he sido muy amigo del género spokon, ni de ver o practicar deportes; llegué a este anime gracias a un juego con mi novia, sinceramente no esperaba demasiado pero era su turno de escoger así que simplemente me dejé guiar. Guiar al bailar es por tradición labor masculina, en este caso ella me guió a la pista y me dió una lección dejándome sorprendido; ahora déjame hablarte sobre pasión, esfuerzo, ritmo y sobre todo, mucho corazón.

Ficha técnica

  • Título: Ballroom e Youkoso
  • Género: Comedia, Deportes, Drama, Romance, Escolares
  • Demografía:  Shōnen
  • Capítulos: 24
  • Estudio: Production I.G
  • Año de emisión: 2017
  • Servicio de Streaming: Amazon Prime Vídeo

Sinopsis

Ballroom e Youkoso – en español “Bienvenido a la pista de Baile” – es un anime que adapta el manga del mismo nombre escrito por Takeuchi Tomo. La historia se centra en Tatara Fujita, un adolescente que no concibe un futuro para sí mismo, pasa por esa etapa de dudas sobre qué quieres hacer con su vida, lo cual, probablemente esté pasando más de alguno al momento de leer este artículo; el joven Tatara no es fuerte, no es muy listo, no siente la pasión que podría experimentar cualquiera por su pasatiempo o por sus metas y sueños a cumplir, esta condición lo mantiene cabizbajo siendo una fácil víctima para los matones de turno, por suerte para él todo esto cambia cuando Kaname Sengoku les hace frente y lo salva. Resulta que Sengoku es un bailarín de salón profesional, quien toma a Fujita “por la fuerza” y lo invita a ser parte de su academia recién inaugurada, este sería el primer paso que permitiría a nuestro protagonista, definirse.


Los personajes

Tatara Fujita

«La motivación de los primeros pasos»

Nuestro protagonista y principal foco de atención; en un principio nada lo destaca además de no destacar en nada, un golpe de suerte lo lleva a encontrar algo que lo enamora, por lo que está dispuesto a todo por aprender y crecer con ello; todos hemos pasado por esto en mayor o menor medida, lo cual te hace conectar desde el primer episodio. Su desarrollo en el baile lo ayuda a crecer enormemente como persona, no lo pierdas de vista en la pista.

Kaname Sengoku

Bailarín experimentado con múltiples campeonatos en su haber, testarudo, enérgico y extremadamente carismático, no le importa gastar bromas pesadas a sus amigos y conocidos. Gracias a él nuestro protagonista se enamoró del baile de salón llevándolo a la academia por error confundiéndole con alguien que si iba a las clases. Su fuerza y pasión al bailar motivan a cualquiera a querer aprender.

Shizuku Hanaoka

Compañera de escuela de Tatara, bailarina experimentada, con una carrera iniciada desde sus 5 años; Apoya a Tatara ayudándolo a practicar, ya que este también puso como meta convertirse en su pareja y crecer a su lado como bailarín. Mujer de carácter variado, se transforma en otra al momento de ir en serio en la pista, pasa desde una dulce chica a una feroz bailarina en cosa de segundos.


Diseño y animación

Como ya había mencionado, no soy muy amigo de los spokon, pero no puedo evitar comparar gran parte del estilo de dibujo con Haikyū!!, lo cual, no me desagrada, considero que le da facilidad  a los personajes a demostrar de mejor manera sus gestos y emociones. El bailarín requiere una postura perfecta, lo que aquí genera un cuello bastante alargado, dejando de lado ese detalle y entendiendo que ayuda a que los movimientos sean más marcados, el diseño en general es atractivo y te permite seguir las competencias de manera muy cómoda.

La animación es impecable, Production I.G hace un maravilloso trabajo en darle fuerza a los movimientos, los pasos medianamente bien ejecutados se logran diferenciar de los que sí están perfectos; aunque, retomando el tema diseño, el cuello exageradamente largo da la sensación de que sus cabezas saldrán eyectadas en cualquier momento, pero repito, ayuda a entender mejor la fuerza y la energía entregada en cada paso.


Banda sonora

Al ser un anime enfocado en algo tan ligado a la música no escatimaron en generar una buena banda sonora, destacando más al momento de presentarse una competencia, la tensión en momentos claves, los quiebres, la convicción de seguir adelante, quedan plasmados de forma magistral a oídos predispuestos, sobre este punto en particular, simplemente déjense llevar que la música los guiará hasta su destino.


Lo bueno

La animación fluida y enérgica, terminarás cansado luego de cada baile; la banda sonora te transportará a cada situación ya sea en la pista o fuera de ella, fuera te ayudará a conectar con el contexto y dentro te hará intentar moverte a su ritmo.

Lo malo

El diseño juega algo en contra y puede escaparse alguna risa involuntaria, lo cual no lo hace menos deleitable, le da un estilo propio que te hará recordarlo con nostalgia.


Conclusiones

Ballroom e Youkoso nos presenta un deporte de lo más ajeno al acontecer actual, en donde el baile pasa a ser algo más mundano en fiestas y no se ve tanto el deporte como tal, los bailes de salón para muchos ni siquiera podrían llamarlo un deporte. Gracias a una animación fluida, con unos movimientos quizás algo exagerados pero que impactan, y te sumergen en los bailarines. Sumado a personajes carismáticos, nos entrega una oda al baile y al bailarín, las dificultades propias en las distintas etapas del aprendizaje de esta bella disciplina, el encontrar una pareja compatible, las conversaciones que se generan al momento de bailar y luchar por quien toma el control.

Su banda sonora es destacable, no memorable pero si la andarás tarareando al terminar cada episodio; lo que sí son memorables son sus openings y endings, mientras su primer opening es una invitación a tomar a tu pareja y danzar, el segundo te da un golpe de realidad, de que tu esfuerzo va bien pero podrías ser mejor, debes ser mejor, porque tu pasión puede contra todo.

¿Deberías ver Ballroom e Youkoso? – Sí, dale una buena oportunidad la disfrutarás, además, siempre es bueno salir un poco de la zona de confort en cuanto a historias y temáticas se trata.


Reflexión final

La proyección y el despertar de la pasión

Personalmente soy un pésimo bailarín, hasta Robo-Cop tiene mejores pasos que yo, y eso es mucho decir. Muchos aquí quizás sólo bailen en fiestas con algo de ayuda del alcohol y quizás otros tengan el sabor en la sangre y se desenvuelven como amos de la pista.

Esta condición de bailarín de división madera 5, disculpen, Hierro 5 me ha causado más de una incomodidad, uno que otro matrimonio, carrete, cumpleaños etc. Sé que si me inscribo a clases y con algo de ayuda de nuestro amigo W40 puede que pase a moverme algo mejor, pero tú y yo sabemos que eso, probablemente, nunca llegue a pasar.

El baile no solo es una expresión de felicidad o desenfreno, también es un deporte de lo más exigente y un arte cuando se lleva al ámbito interpretativo, tema para el cual me considero un completo ignorante, lo cual no quita que a veces intente ver videos o programas en donde se vea esto y pase un largo rato pensando qué quisieron decir; ahora bien, a pesar de todo el mérito que tiene el baile nunca le di mayor importancia.

Quiero recalcar algo sobre Sengoku antes de terminar; todos en algún momento de nuestras vidas nos hemos proyectado en alguien ya sea consciente o inconscientemente, un familiar con una carrera que lo hace feliz, un personaje que nos ayudó a soñar con aventuras, incluso algún famoso a quien envidiamos sanamente; Sengoku es la proyección de Tatara, su modelo a seguir, la persona que cambió no sólo la forma de entender una disciplina, sino que de entenderse a sí mismo y luchar por lograr que el mundo lo vea, que vea más allá de la persona que demuestra ser a diario, que vea su esfuerzo, sus ganas, su motivación plasmada en algo tan hermoso, tan significativo, tan maravilloso, cómo es lo que lo apasiona y lo ayuda a despertar cada mañana con ganas de mejorar. Espero que este pequeño mensaje llegue a más de alguno que quiere llegar lejos haciendo lo que ama, es difícil, muy difícil pero se puede lograr.