No debería sorprender a esta altura, la fama y popularidad que ha tenido el battle royale de Epic Games, Fortnite, el cual ha tenido diferentes controversias últimamente como el caso de Teen Choice. Ahora se suma una más, pues según escritor de Hockey Rick Westhead, la NHL estaría tomando cartas serias en el asunto.

Un empleado del equipo de OHL me dice que se ha aconsejado a algunos jugadores que restrinjan las referencias de Fortnite de las cuentas de las redes sociales. Algunos equipos de la NHL consideran que este videojuego es una gran distracción / obsesión.

Según el twitt, la National Hockey League estaría viendo el juego como un gran problema al rendimiento de los jugadores, donde lo llama incluso una obsesión, al punto de decirles que dejen de hablar de él en las redes sociales. Esto viene meses después de una controversia dada a conocer por Jeff Marek de Sportsnet, donde un prometedor jugador de alto nivel había llegado a arruinar su carrera por quedarse todas las noches jugando cierto videojuego, llegando fatigado a sus responsabilidades.

Esta no sería la primera vez que se atribuye a Fortnite de algo así, pues en el mundial pasado de fútbol, culparon al juego por el pésimo rendimiento de Alemania, donde incluso se reporta que tuvieron que bloquearles el Wifi, ya que, varios jugadores perdían horas de sueño por jugar hasta altas horas de la noche a diferentes videojuegos, donde el principal era el Battle Royale.

Sin embargo, esto abre el debate si realmente deberían ser baneados como tal o hacer una cacería de brujas, donde varios jugadores y personas del medio han explicado que no debería ser tan así. El escritor y analítico de Hockey Jeff Veillette, comentó que los videojuegos no son un problema, mostrando casos como el de Patrick Laine, un jugador dedicado en Fortnite, terminó su temporada con 44 goles, el segundo mejor de la liga.

Para los que sabemos la diferencia, una entretención como los videojuegos puede pasar a una obsesión si esta se prioriza a sus responsabilidades, pero es un poco excesivo el tener obligar a evitar hablar de sus “pasatiempos” solo por errores de algunos.