Wes Anderson está de vuelta con su noveno largometraje, Isle of Dogs, también es su segundo stop-motion luego del Fantástico Mr. Fox, que como es de esperarse de Wes, tenemos una animación llena de magia y aspectos a los cuales ya nos tiene acostumbrados.

Hace tiempo que queríamos ver Isle of Dogs, pero nos topamos con el problema de no tener el tiempo para hacerlo, además de que solo estuvo una semana en la cartelera de nuestro cine más cercano, para luego de enteramos de que no llegó a más allá de la región de Valparaíso y la metropolitana, pero ayer por esas casualidades de la vida íbamos pasando fuera del Cine Arte de Viña del Mar y ¡boom! ahí estaba el letrero de Isle of Dogs, con justo una función para ese día en la noche.

Si quieren ver Isle of Dogs, corran a revisar su cine independiente más cercano, y con un poco de suerte, quizás tengan la oportunidad para ver esta gran película.

Sinopsis

En la ciudad de Megasaki, de un Japón inexistente, la dinastía Kobayashi, cabeza del gobierno local, lleva diez siglos enemistada con el ser más improbable: los perros. Tras la aparición de una desconcertante epidemia de gripe perruna, la Fiebre del Hocico, el alcalde Kobayashi ve su oportunidad para deshacerse de su odiado animal. Mediante un dudoso proceso burocrático aprueba una orden para exiliar todo perro de Megasaki al vertedero municipal, la Isla de Basura, bajo la excusa de velar por la salud pública.

Tras ejecutarse el mandato, su pupilo Atari se escapa a la isla con objeto de recuperar a su perro guardaespaldas. Cinco machos alfa de la comunidad de canes del vertedero deciden ayudar al chico a alcanzar su fin; mientras que en la ciudad, un grupo estudiantil se afana en destapar la corrupción del gobierno de Kobayashi, que oculta una cura contra la epidemia.

¿Recomendable?

Tiene que hacerse el favor de buscar donde verla.

Algo que siempre podemos admirar de Wes es la perfección de su simetría geométrica, algo que nunca falta en sus películas. Si es la primera vez que ves algo de Wes Anderson, es tu oportunidad de maravillarte con esto, ya que es una manera de plasmar su personalidad en las obras, de igual manera que ocupa visiones lejanas de los personajes.

Ejemplo de su simetría geométrica

Algo que no se debe confundir, es que Isle of Dogs no es específicamente una película para niños, quizás el estilo stop-motion nos hace pensar eso, pero no. Su fabula incluye desde movimientos políticos, la corrupción, xenofobia, brutalidad hacia los animales y el totalitarismos de un régimen, cosas que suelen pasar mucho actualmente en el mundo actual, donde incluso aparecen estudiantes salen a las calles a alzar su voz, como ocurre actualmente en Chile.

Wes volvió a trabajar con los mismos marionetistas que ocupó en el Fantástico Mr. Fox, con más de 130.000 fotogramas, 1.000 marionetas, 500 perros y 500 humanos, tomando en cuenta que se tuvieron que hacer diferentes tamaños para cada personaje. Le tomó muchos años a Anderson poder terminar este proyecto, que nos da como resultado un hermoso viaje a la Isla de Perros.

Alexandre Desplat se repite el plato, luego del trabajar con Wes en el OST del “El Gran Hotel Budapest” con el que ganó un Oscar, también hay que recordar su participación con Guillermo del Toro en “La Forma del Agua” con la cual se llevó otro Oscar. Su colaboración en este momento hace que nuevamente todo sea mágico y bien ambientado apegándose a la cultura japonesa.

Lejos lo mejor y lo que más nos llamó la atención, desde que supimos de esta película, eran sus actores de voz, pues que mejor que tener actores como Bill Murray(suele trabajar seguido con Wes), Bryan Cranston, Edward Norton, Jeff Goldblum, Scarlett Johansson y Tilda Swinton, entre otros, para prestar la voz para nuestros valientes canes samuráis por así decirlo, de los cuales se enamoraran a lo largo de la cinta. Los co-escritores del guion Jason Schwartzman, Roman Coppola y Kunichi Nomura, prestaron sus voces para algunos personajes secundarios, y así es como Wes Anderson se refiere a crear una pequeña familia“.

Fuera de todo eso, la película hace que uno sienta la necesidad de recapacitar la relación que la gente tiene con sus mascotas, también que no nos podemos dejar llevar por odios del pasado e influenciar por ciertas personas o personalidades de la vida. Amamos la relación de Chief con Atari, como ambos personajes evolucionan en conjunto, nos reímos mucho con Duke y sus “rumores” que nadie sabia de donde los sacaba, toda la jauría de “Alfas” con sus personalidades individuales pero bastante notables e identificables por todo el largometraje.

Nos confundimos un poco por que en algunas escenas solo se hablaba japones sin subtítulos, y quizás alguien más entendido en el idioma no tendría problemas, pero aún así se siente que es parte de la esencia de Isle of Dogs, esencia que te enamorará de la cinta y que hace que valga la pena ir a disfrutar.

Por otro lado Katsume Otomo, dibujante de Akira se dio el trabajo de hacer un afiche de Isle of Dogs.

Afiche por Katsume Otomo

Como ya le mencionamos anteriormente, si aún quieren ver la película puede que este en algún cine independiente de su ciudad, como el cine Arte de Viña del Mar o el Normandie en Santiago.

Loading Facebook Comments ...
Loading Disqus Comments ...