Pokot o también llamada El Rastro, era una película con cual Polonia tenía pensado llegar al Oscar. El año pasado se llevó algunos premios en el Festival de Berlín y en el cine europeo, donde también fue nominada al Oso de Oro como mejor película. Pero aun así, recibió muchas malas críticas, quizás se debe a que la gente no está muy acostumbrada a ver una película que dure más de 2 horas y mucho más cuando no se sabe como catalogarla.

Su directora Agnieszka Holland, es muy conocida por su película “Europa Europa” y su reciente participación en House of Cards.

Sinopsis

Janina Duszejko, ex ingeniera, astróloga y vegetariana, vive en un pequeño pueblo en las montañas de Los Sudetes. Una noche, se encuentra un cadáver cerca de su casa. La víctima es un cazador furtivo que murió en extrañas circunstancias. Con el paso del tiempo, se encontrarán en la zona más cuerpos: todos de cazadores que, según Janina, han sido asesinados por animales salvajes. Tras un último descubrimiento, Janina se convertirá en principal sospechosa de la policía y el devenir de los eventos no dejará lugar a dudas a los agentes.

¿Recomendada?

Esta película tiene muchos detalles a para ver, donde incluso catalogar la película se nos hizo algo complicado, pues no sabíamos si era un thriller o ecológica, tal vez existencialista y un poco feminista, hasta que nos topamos con el siguiente termino, ecothriller feminista.

A nosotros nos encantó, nos enamoramos completamente del personaje de Agnieszka Mandat-Grabka, la señora Duszejko, ya que es como si nos mostrara, de cierta la manera, el reflejo de nuestras abuelas viviendo en el campo, pero también demuestra ese amor por los animales que muchos llevamos dentro, es totalmente anarquista y pelea constantemente contra las autoridades del pueblo.

A pesar de ser muy criticada por su fotografía, los paisajes son algo destacable, ya que la película se desarrolla en diferentes épocas del año para demostrar las temporadas de caza, que nos hace dar cuenta de cuánto debemos cuidar de aquellos lugares y también de cuanto debemos cuidar a los animales que los habitan.

Esta película nos puede dejar una gran lección, pero no es recomendable para niños, ya que abarca de igual manera la crueldad humana, la cual muestra hasta donde puede llegar un hombre por satisfacer un ego o un deporte.

Quizás 2 horas pueden hacer que la película se vuelta un poco lenta, pero creemos que es parte de su encanto, y eso hace apreciar a los personajes con su desarrollo, donde incluso nos llegan al corazón con su pasado.

¿Creen ustedes sobre aquellas películas que lleguen al corazón?
Bueno, Pokot es una.