Ayer 31 de enero, una publicación en el grupo “Cosplay-Chile-” se transformó en todo un trending que consistía en la denuncia a un cosplayer “popular” en nuestro país por acoso, llegando en pocas horas a tener casi 500 reacciones y más de 1.200 comentarios de diversos calibres. Lo más destacable, es la cantidad de gente que contactó este sujeto durante estos años, con connotaciones sexuales e incluyendo menores de edad, generando controversia en aristas como el hostigamiento y abuso.

Denuncia en el grupo: Cosplay Chile

Generar vínculos por diversas redes sociales no pasa a ser sinónimo de acoso, violentar ni pasar por alto la palabra “no”, esto no resulta ser ninguna novedad, sin embargo, en esta ocasión se ha de hablar desde cómo se desenvuelve esto en el mundo del cosplay.

Screen de la conversación adjuntada por la persona que hizo la denuncia.

El ambiente del cosplay abarca gente de todo período etario (desde niños hasta adultos), por lo que existe una enorme gama de personas, donde la responsabilidad pasa a ser un factor clave. Quizás te has de preguntar el por qué de la palabra “responsabilidad”, y  bueno, naturalmente no tienes por qué sentirte responsable por un/a acosador/a, pero sí de la decisión de darles un alto (tal como la chica de la imagen) y si es posible manifestar algún tipo de denuncia. Lamentablemente no podemos evitar el acoso ni el actuar irrespetuoso de otras personas hacia nuestras decisiones personales (por ahora), pero sí podemos frenarlas, la falta de respeto hacia las tendencias sexuales o el acoso a menores de edad es penado de alguna manera, y no sólo por un ámbito legislativo, sino que a nivel social.

Imagina que le terminas dando material de lo que te pide (como alguna parte de tu cuerpo o un desnudo), una vez que se la envíes la foto queda a responsabilidad de esa persona en donde compartirla, y finalmente, pueden terminar estas en internet o compartidas en lugares donde no te gustaría verlas, como por ejemplo las famosas filtraciones que se han hecho populares en otros países, y en Chile hay lugares de intercambio de este tipo, como en imageboards donde han aparecido fotos con dichas connotaciones (incluso sexuales) que han arruinado la vida de más de una persona.

Ahora bien, existen casos donde personas que se hacen notorias dentro de éste ambiente por sus trabajos como cosplayer, cosmaker, kameko o propmaker, entre otros, pero ello no significa que están en derecho de pasar a llevar nuestras opiniones ni que cada persona vaya a asentir para darle en el gusto a una figura pública particular o “figura idealizada”, después de todo, no debes cosificar tus propios pensamientos y lo que sientes por darle en el gusto a alguien, como en este caso, donde el cosplayer era invitado y juez en eventos de la quinta región y Santiago, dando incluso charlas de cosplay y además posteando vídeos en Cosplay = Respeto.

Ello se ve ejemplificado en este post recopilatorio que hizo está joven sobre la denuncia de este cosplayer.

Dicho lo anterior, se hace un llamado a la responsabilidad y denuncias, independiente de la edad, género, sexo, entre otras, con el fin de generar un mejor ambiente para todo/as y más importante aún, para ti mismo/a, pues sabemos que lamentablemente no es el primer caso que pasa, ni tampoco el último, tanto para hombres como para mujeres en nuestro país.


Recuerda:  Puedes dar el aviso de esta y otras denuncias vía el correo: contacto@alertageekchile.cl


 

 

Loading Facebook Comments ...
Loading Disqus Comments ...